martes, 22 de enero de 2013

Invierno en la Sierra de Lokiz - Miren Muñoz Trigo



Subida hacia la Ermita de Santiago de Lokiz

Hace tres años nos acercamos, Carlos y yo, por Tierra Estella un fin de semana, para conocer esta zona. Pasamos la noche en el pueblito de Ganuza, al pie de la sierra, y recorrimos parte de la misma en un frío día de marzo. Entonces no llovía y pudimos disfrutar de las vistas desde la Ermita de Santiago de Lokiz. 



Marzo 2009. Vista de la Sierra desde Ganuza

Marzo 2009. Llegando al lugar de la Ermita, 
vistas de Ganuza, al fondo Montejurra

Marzo 2009. Ermita de Santiago de Lokiz


El fin de semana pasado volvimos de nuevo con unos amigos, y nos acompañó la nieve en un día, también frío, en el que pudimos disfrutar del paisaje nevado, con finos copos que iban cubriendo los árboles en un ambiente quieto y sosegado. Estábamos solos, no vimos a nadie en nuestro caminar por ese precioso bosque camino del Txardegi, pequeñita cima de tan sólo 940 m, pero rodeada de belleza…

Precioso bosque camino del Txardegi


La circular que hicimos fue de 12 km, comenzando en el pueblo de Ollogoien, donde dejamos el coche. Empezamos por pista, y dejando el pueblito de Ollobarren a la derecha, nos dirigimos hacia Ganuza, pasando por la Iglesia románica de La Natividad, para enfilar por un estrecho camino hacia la abertura de la sierra que va a parar al lugar de la Ermita de Santiago de Lókiz, donde nos sorprendió la fina nevada. 


En el lugar de la ermita nos sorprende la nieve

Esta Ermita se encuentra en una explanada desde donde se puede disfrutar de bellas vistas. Bajo la nevada nos dirigimos hacia la cima del Txardegi, tan sólo a media hora del lugar, para a continuación seguir atravesando un pequeño bosque hasta el “Ojo de Ollogoien”, un pequeño agujero en la roca por el que se pasa sin linterna, y que nos coloca en el camino de bajada de nuevo hacia Ollogoien. 

Pintando de blanco el bosque…

Lugar del “Ojo de Ollogoien”

Bonita circular de menos de cuatro horas, y precioso día de invierno que acabó sin lluvia, con visita posterior al lugar del Cerco de Artajona, pasado de resistencia navarra, con la impresionante Iglesia de San Saturnino y esa muralla hoy en día restaurada, dando la sensación de fortaleza inexpugnable.

El Cerco de Artajona