martes, 12 de noviembre de 2013

Valdominguero (Macizo de Ándara, Picos de Europa) - Luisa Alonso Cires




Inicio: Jito de Escarandi (1290 m)
Ruta pasando por el Grajal de Abajo (2248 m), Grajal de Arriba (2349 m) y Pico del Jierru (2436 m). 
Tras ascender al Valdominguero (2265 m), vuelta por las Traviesas del Grajal de Abajo y de Arriba, y las minas Mazarrasa.

Desde el aparcamiento de Escarandi se sigue la pista que conduce al Casetón de Ándara, refugio que luce una nueva fachada de llamativo color verde. Poco antes de llegar al final de la pista, tomamos la desviación que conduce a varios senderos mineros, por encima del refugio. Ascendemos en zigzag a la sombra de la Pica de Mancondiú (2002 m). Se llega a la bifurcación que conduce a lo queda del lago Ándara. Esta laguna se desecó coincidiendo con las labores mineras de principios de siglo XX, probablemente las voladuras desviaron las aguas o facilitaron su filtración, impidiendo que se acumularan en su lecho. Obviamos la desviación y seguimos por la derecha, hacia la zona de Lechugales, como se indica con pintura azul en la roca. Vamos cogiendo altura hasta que la senda se acerca a una loma aplanada, la Rasa de la Inagotable (2284 m). Al otro lado sobresale una pequeña prominencia rocosa coronada por un hito, el Pico del Grajal de Abajo.

Pico del Grajal de Abajo (2248 m)

Desde la cima del Grajal de Abajo

Seguimos los hitos que descienden por la roca hasta el cercano Collado del Mojón. Pasamos a la vertiente que asoma al Pozo de Ándara y volvemos a la oriental, avanzando por terreno mixto de hierba y roca antes de llegar a la cumbre del Grajal de Arriba, marcada también con un hito.

Collado del Mojón. Asoma Valdominguero y el macizo central

Subiendo al Grajal de Arriba. 
Atrás, el Grajal de Abajo y la Rasa de la Inagotrable

Cima del Grajal de Arriba (2349 m).
Enfrente, Pico del Jierru

Proseguimos por la misma dirección, con marcas de pintura y cairns. Bordeamos las estribaciones del Jierru, pasando junto a la salida de la Canal de Arredondas, envuelta en niebla, hasta la desviación que conduce a la Morra de Lechugales (2444 m). Ahí los hitos se dividen. Los que marchan hacia el norte indican la subida a la cumbre del Pico del Jierru (2424 m).

Pico del Jierru (2424 m). 
La niebla envuelve a la Morra de Lechugales

Girando al norte, descendemos la pedrera extensa que bordea una garganta, en fuerte pendiente. Antes de llegar al fondo de la depresión, giramos hacia el Collado de Valdominguero, una loma herbosa de color otoñal que contrasta con el entorno duro y seco de piedra. Coincidimos con dos montañeros que han subido por la canal de Jidiellu, desde las Vegas de Sotres. Este corredor es una una de las vías de acceso al macizo de Ándara.

Bajando del Jierru, al fondo Valdominguero

Collado de Valdominguero

Buscamos los hitos que señalan la subida al Valdominguero, alojados entre el lapiaz. Nos acercan a la pared y por una repisa cómoda progresamos en un par de lazadas hasta una prominencia que superamos con ayuda de las manos. Ya solo queda la última pendiente, en terreno lapiaz, para alcanzar la cima. Hacia el oeste, aparece el macizo de los Urrieles, con Peña Vieja, Urriellu, Peña Castil,...

La última pendiente subiendo al Valdominguero

Macizo de Urrieles desde la cima del Valdominguero

Cima de Valdominguero (2265 m)

Descendemos por la ruta de subida hasta el Collado Valdominguero.

Descenso del Valdominguero. Al fondo, Peña Vieja

Regresando al Collado Valdominguero

Desde el collado seguimos el sendero trazado en el canchal que cruza a media altura la depresión que se abre entre los macizos del Valdominguero y Pico Soriano por un lado, y los Grajales de Arriba y de Abajo por el otro. 

Hacia la Traviesa del Grajal de Arriba

Pico Soriano

Valdominguero y Soriano

La senda está bien trazada y acondicionada para atravesar la pedrera y los espolones que descuelgan de los Grajales, hasta llegar a la zona de trabajos mineros, donde quedan las simas abandonadas cuando se cerró la explotación de la blenda y del hierro. Algunas están protegidas, otras no, lo que obliga a la precaución en caso de niebla.



Chabola minera derruida frente al Mancondiú

En poco tiempo alcanzamos el casetón de Ándara y volvemos al punto de inicio por la pista, con vistas a la Pica de Mancondiú.

Bajo la Pica de Mancondiú