martes, 15 de mayo de 2012

Una vuelta por el Valle de Baztán (Erraztu-Inarbegi-Xorroxin-Erraztu) - Miren Muñoz Trigo




Al pie de Gorramendi

Por fin llegó un día de buen tiempo después del lluvioso mes de abril. Estamos entumecidos de tanta agua. Todas las salidas que hemos hecho, casi desde enero, han sido con mal tiempo, ¡ya es hora!.  Nos lanzamos entusiasmados en busca de primavera y sol, sobre todo, sol. Buscamos algún recorrido por este precioso Valle, y encontramos uno partiendo del bello pueblo de Erratzu, muy cerca de Elizondo.


Erraztu

El día es claro y fresco, de los ideales para caminar. Llegamos a Erratzu a las 9 h y comenzamos la ruta que nos llevará, en circular, pasando por el puente de Axerixuloeta sobre un pequeño arroyo, por caseríos como Dorreko Borda y Agerrea, y por los dólmenes de Aznabazterra y Sorginetxoa, visitando la espléndida  cascada de Xorroxin y atravesando el barrio de Gorostapolo para llegar de nuevo a Erratzu. Bonita vuelta de 17 km en la que nos sorprendió una “tormentilla” (raro para nosotros últimamente)… y qué mejor forma que terminar con una buena comida en el bar del pueblo.


Bonita senda, sin apenas desnivel

Verdes prados ...

Sin  apenas desnivel, vamos avanzando por la pista, dejando el pueblo atrás, entre verdes pastos. Los colores de la primavera nos van llenando conforme caminamos. Tenemos a la vista el Gorramendi, con sus antenas cimeras, así com el Auza a lo lejos. Robles y castaños nos van dando sombra por estos caminos. En las cercanías del caserío Agerrea atravesamos una pequeña carretera y enseguida encontramos la señal indicadora hacia el dolmen de Aznabazterra, desviándonos de la ruta un poco, para luego desandar nuestros pasos y  volver sobre ella. Bonito ejemplar con las piedras laterales bien conservadas. Aprovechamos para comer algo, viendo a lo lejos cómo se acercan unas nubes sospechosas, que, claro está, nos atraparon. 



El Auza, al fondo a la derecha.

El dolmen de Aznabazterra


De vuelta por la carretera pasamos cerca de otro dolmen, el de Sorginetxoa. Fue alrededor de una hora el rato que la lluvia nos estuvo acompañando, pero la verdad es que no nos enteramos ya que se estaba fenomenal, casi solos, y por esos bosques y senderos tan bonitos. 

La tormenta se acerca

Visitamos el sitio de la cascada de Xorroxin, espléndida de agua a borbotones. Por los alrededores encontramos bastante gente, que hacía el recorrido cortito desde Erratzu a la cascada (sentido contrario a nuestra ruta). Bonito lugar para caminar en verano, cuando el sol casca de lo lindo, en sombra y con esta humedad que todo lo envuelve. 


Cascada de Xorroxin

Llegamos como últimamente solemos acabar, bien cubiertos de barro, esta vez con las dosis justas de sol en la piel, las piernas cansadas y el cuerpo pleno de aire puro.