sábado, 1 de marzo de 2014

Ácido láctico y fatiga muscular - Joana García Romero




¿Qué es el ácido láctico?

El Ácido láctico o lactato se ha considerado siempre como la causa principal de la fatiga muscular por ser el residuo final de la glucólisis. Durante ocho décadas se ha mantenido que el ácido láctico se producía debido a la falta de oxígeno resultando una causa clave del aumento de la acidez durante el ejercicio. Existen investigaciones que muestran concentraciones de lactato en fibras musculares bien oxigenadas y que la oxidación del mismo puede abastecer de energía a la célula durante la contracción muscular.

La fatiga muscular es una circunstancia que se debe a múltiples factores y de una complejidad tal que todavía no está del todo aclarado que es lo que la provoca exactamente, aunque sí se especula sobre las diversas causas que podrían desencadenarla entre ellas el ácido láctico.

El organismo, en su proceso metabólico, degrada la glucosa en un proceso denominado glucólisis con el propósito de la obtención de energía para todas las células de nuestro cuerpo. En esta fase de transformación ocurren diversas reacciones en las cuales la glucosa acaba convertida en dos moléculas de piruvato (ácido pirúvico). El piruvato es un elemento muy importante ya que es la sustancia clave para la producción de energía en la célula (mitocondria). En ausencia de oxígeno y antes de entrar en la mitocondria el piruvato puede convertirse en ácido láctico (reacción anaerobia). El nivel de oxígeno en el organismo puede verse disminuido por varias causas: por la realización de ejercicio físico intenso, SIDA, cáncer, sepsis, infección renal, infección respiratoria… De esto podemos sacar la conclusión de que el ácido láctico se produce en nuestro cuerpo tanto si realizamos ejercicio físico como si no.