martes, 19 de junio de 2012

Euskal Herria Oinez (EHO). De Baiona a Donibane Garazi - Miren Muñoz Trigo



Puente sobre la regata del Errobi 
(Kanbo Behera, 4 etapa Baiona-Itsaso)

Otras dos capitales más enlazadas en esta maravillosa travesía, esta vez entre Lapurdi y Behenafarroa. Seguimos en el recorrido “acuático” por las provincias de Iparralde, entre bellos caseríos y pueblos labortanos, y cumbres que empiezan a despuntar camino de Zuberoa. 


Etapa 4- Baiona – Itsaso. 

Comenzamos el domingo 22 de abril desde Baiona, como siempre, puntualidad meridiana (8:45 h echar a andar). Dos autobuses llenos de gente, eso sí, con el kit acuático. Anunciaban nubes y claros, y empezamos con lluvia fina que esperábamos nos dejase ratos para poder disfrutar de esta larga etapa que entre caseríos y barrios nos lleva desde Mugerre hasta Itsaso, en un total de 30 km con bastante asfalto, y pasando por sitios como la Cruz de Mugerre, bonita atalaya desde donde se llegan a divisar las montañas de Zuberoa a lo lejos, y en donde está erigido el monumento en memoria de los caídos en la batalla entre las tropas napoleónicas y las tropas aliadas, allá por el año 1813. Más adelante encontraremos otras señales conmemorativas de esas batallas. Seguimos las marcas de la GR8 que pasan por terrenos de casas típicas labortanas. La etapa se hace con zapatillas, cómodamente, al no tener apenas desnivel. 

Brotes de primavera camino de Itsaso 
(4 etapa Baiona-Itsaso)

Más adelante llegamos al sitio de la ermita de Salbatore, precioso lugar verde y con unas mesas que invita a la paradita para el “hamaiketako”. Justo nos da tiempo a comer algo porque la insistente lluvia nos pone de nuevo en marcha, después de haber atravesado pueblos tan bonitos como Milafranga, Haltsu o Jatsu, diminutos y desperdigados, con mucho encanto. Después de cuatro horas desde que hemos salido, llegamos a divisar el pueblo de Kanbo y atravesamos poco después la parte baja del mismo, kanbo behera, para ir paralelos al río Errobi y abandonar la GR8 y llegar más adelante hasta el caserío Laxaldekoborda, desde donde un poco más adelante se pasa por un frontón donde ya se divisa Itsaso, rodeado de montañas más altas (Artzamendi 926 m y Mondarrain 749 m). En total 30 km sin apenas desnivel. 

Llegando a Itsaso 
(4 etapa Baiona-Itsaso)

Etapa 5- Itsaso-Bidarrai 

El 20 de mayo nos toca la siguiente etapa entre Itsaso y Bidarrai. Una etapa en la que se recogieron nada menos que 80 litros por metro cuadrado en el medidor de Artzamendi. Creo que fue el sitio de Euskal Herria donde más llovió ese día…y ahí estábamos nosotros. Se parte del pueblo de Itsaso, bonito como todos los de Iparralde, con una Iglesia de origen medieval con estelas de los siglos XVII y XVIII, y cementerio digno de fotografiar. Se nos empiezan a mojar los calcetines mientras avanzamos por una carretera estrecha llegando al sitio llamado “Pas de Roland”, un agujero tallado en la roca al que la leyenda atribuye que fue hecho por la espada “Durandal” del mítico Roland, lugarteniente de Carlomagno cuando se dirigía con sus tropas a Zaragoza (hay más leyendas y lugares con relación a este personaje). 


Cima de Mondarrain, mal tiempo 
(5 etapa Itsaso-Bidarrai)

A la izquierda se sitúa el hermoso barranco de Laxia, y tomamos un cruce a la derecha por un camino estrecho que nos lleva enseguida a las inmediaciones del monte Atarri al que no subimos por el tiempo que hacía. Ríos de agua bajan por las laderas de Mondarrain, a cuya cima llegamos a las dos horas de haber comenzado, completamente empapados. El Mondarrain (749 m) es la primera cima importante desde que dejamos Larun cerca de la costa. Desde su cima se divisa el litoral, que nosotros ese día no vimos, tan sólo “tocamos” el mojón y emprendimos la bajada metidos en la niebla densa que nos rodeaba. Alcanzamos las marcas de la GR10 (travesía del Pirineo) en el collado de Zuharte (566 m) y decidimos no subir a las cimas de Gorospil (702 m) e Iguzkimendi (844 m) dadas las condiciones climatológicas. 

Mondarrain, al fondo Lapurdi 
(5 etapa Itsaso-Bidarrai)

Pronto llegamos al sitio de Esteben Borda, donde conseguimos comer algo. En este lugar tienen servicio de refugio de montaña. Siguiendo las marcas de la GR10 llegamos hasta el collado de Mehatse evitando el Iguzkimendi. Este collado es el punto limítrofe de las tres provincias: Lapurdi, Behenafarroa y Nafarroa, con vestigios de dólmenes, menhires y crómlechs. 

Con mucho pesar decidimos no atravesar las Peñas de Itsusi y seguir por la GR10 desde el collado, ya que con el tiempo era difícil pasar por allí. En estas peñas anidan buena cantidad de buitres y es un mirador excepcional sobre el Valle de Aritzakun. Nos conformamos con descender por un camino más directo que nos lleva hasta la cueva de Arpekosaindua, ya a 360 m, entre caídas de agua por doquier. 

Vistas desde las Peñas de Itsusi 
hacia el Valle de Aritzakun (5 etapa Itsaso-Bidarrai)

La cueva se ha constituído como ermita, y queda a la izquierda del camino por donde hay que ascender por una escalera hasta la entrada, donde hay una columna estalagmítica con forma humana que la leyenda recogida por Barandiarán atribuye a una niña pastora que se perdió por estas tierras, y su humedad tiene propiedades terapéuticas. Desde el sitio de la cueva hasta el pueblo de Bidarrai tenemos 1 hora más por carretera (se puede atajar por un camino siguiendo la GR10). En total 27 km en un día acuático total. 

Etapa 6- Bidarrai-Donibane Garazi 

Estamos en Behenafarroa y afrontamos la última etapa de este segundo tramo que nos lleva desde Baiona hasta Donibane Garazi. Esta vez ¡NO CAE NI GOTA!. 

Se comienza en la misma plaza del pueblo, rodeado de montañas y verdes prados. Poco a poco vamos ganando altura, por un camino que nos dirige hasta la cima de Larla (700 m), pasando por Harlepokoborda y siguiendo la cresta con imponentes vistas a la derecha, hasta llegar al collado de Harretxe, junto a una borda. Después de seguir por una loma suave y herbosa pasando por bordas dispersas alcanzamos el hito de piedras de la cima. Bonita atalaya sobre la pared de Iparla y montañas del Errobi pero que no se ve con nitidez al estar cubiertas las cimas. Se divisa abajo el Valle que llega hasta Baigorri. Descendemos por la cresta hasta el collado de Harotzain y llegamod a la cima de Larrango y más adelante al Urtzilo (566 m) desde donde se divisa entre nubes el pico Jarra que subiremos más adelante. Siguiendo por la ladera a pocos metros encontramos una pista que baja en fuerte pendiente para empalmar con otra que nos lleva a la carretera principal hacia Baigorri, cruzando el barrio Eiheralde y atravesando el puente sobre el Errobi, a 140 m, tenemos ya las fuertes pendientes de subida hacia el pico Jarra (811 m), desnivel que se hace duro después de 5,30 h de andar. Es una pista que más adelante empalma con otra con marcas amarillas y blancas que seguiremos durante 1,30 h hasta la cima. Se pasa por viñedos que en la otra vertiente bajando hacia Donibane pertenecen a la denominación de origen Irulegi. En la cima descansamos disfrutando como siempre de las vistas (esta vez sí) sobre el valle que une Baigorri y Donibane Garazi. Se divisan las cimas de Auza y Adartza, y al fondo, el Behorlegi con su imponente arista. También se distingue en la lejanía el Orhi. Dejamos atrás la costa y nuestros compañeros inseparables, Artzamendi e Iparla. 

Viñedos bajando hacia Donibane Garazi 
(6 etapa Bidarrai-Donibane Garazi)

En bajada llegamos a la carretera de nuevo tomando los cruces a la derecha hasta el barrio de Azkarate, y de ahí hasta Donibane por un atajo que se toma en la nacional D15. 

Esta capital es la más pequeña de las 7 que vamos a visitar, y probablemente de las más bonitas. Es de origen medieval y guarda un trozo importante de nuestra historia. Está fortificada desde el siglo VIII y ha sido conquistada alternativamente por los reinos de Castilla y Navarra. La atraviesa el río Errobi, testigo de nuestro caminar por estas tierras, y es uno de los pasos principales del camino de Santiago llegando hasta Orreaga y siguiendo por tierras navarras. 

Etapa larga de 27 km con un desnivel de 1400 m. Llegan los meses de verano y nos tomamos un respiro hasta setiembre, mes en el que empezaremos desde Donibane hacia Irati, para terminar en noviembre en la tercera capital, la de Zuberoa, Maule.