sábado, 17 de julio de 2010

Pioneras: Claude Kogan (1919-1959), primera de cordada









Claude Trouillet nace en París en 1919. A los 20 años comienza a escalar y poco después conoce a Georges Kogan, convirtiéndose en compañeros en la vida y en la montaña. Con él realiza importantes vías en los Alpes y en la Cordillera Blanca (Perú). Y empieza a ser conocida como la mujer que va de primera en las cordadas. En 1951, con Nicole Lininger, Claude participa en la primera ascensión de una cordada de mujeres al Quitaraju (Andes, 6100 m). Todo un reto para la época.

En diciembre de 1951 muere Georges Kogan, su marido, y ella continua con las expediciones. Durante unos años, su actividad montañera es extraordinaria, se mueve por los Andes, Cáucaso, Groenlandia, .. hasta llegar al Himalaya. Con el guía Raymond Lambert, intenta subir al Cho Oyu (8153 m) y se queda a 450 metros de la cima. Se convierte así en la mujer que ha subido más alto del mundo. Pero, a esta mujer pionera, emprendedora y valiente, le queda un sueño: dirigir una expedición exclusivamente femenina a un ochomil.

En 1957 anuncia su proyecto y empieza a formarse el grupo. Las primeras en incorporarse son tres alpinistas inglesas: Dorothea Gravina, Margaret Darwall y Eileen Healey. Se unen la francesa Jeanne Franco, su amiga de toda la vida, y la belga Claudine van der Straten Ponthoz, su compañera de tantas escaladas. Y también la suiza Loulou Buolaz, con Colette Lebret, que irá de responsable médica, y Micheline Rambaud, cineasta. Más tarde, cuando lleguen a Nepal, se incorporarán Pem Pem, Nima y Douma, dos hijas y una sobrina de Tenzing Norgay, el serpa que había coronado el Everest con Edmund Hillary. Doce mujeres de cinco nacionalidades diferentes para un reto que requería cohesión, valor y coraje en cantidades ilimitadas.


Claude Kogan, Dorothea Gravina, Tenzing Norgay

Durante los dos años de preparación de la expedición, Claude dedica todo su esfuerzo a la búsqueda de subvenciones, a obtener las autorizaciones y los visados, a organizar el transporte y finalmente, ya en Nepal, a coordinar a once serpas y más de ochenta porteadores. Un trabajo extraordinario que se critica desde algunos sectores del alpinismo tradicional, que no reconocen la capacidad física, el valor y la experiencia de esta mujer.

Salen de París el 12 de agosto de 1959 y el 16 de setiembre instalan el campo base a 5600 metros. Comienzan los ascensos y descensos para equipar los campamentos y para aclimatarse. La primera desgracia ocurre el 21 de setiembre: Loulou Boulaz abandona, víctima de edema pulmonar. También  lo hará Margaret, aquejada de flebitis. El resto continua el trabajo de equipamiento, llegando hasta el IV campamento, a pesar de que el tiempo no siempre es favorable.

El 1 de octubre, Claude Kogan y Claudine van der Straten, aprovechando una mejoría del tiempo, se lanzan al asalto de la cumbre. Pero la calma dura poco. Nieva abundantemente y apenas hay visibilidad. Claude hace descender a los tres serpas que les acompañan y, con Claudine, permanece en el campo IV. Mientras, la nieve se va acumulando y aumenta el riesgo de avalanchas. Dos serpas salen desde el campo base para ayudarlas a descender. Uno de ellos se dará la vuelta.

El 11 de octubre las mujeres que permanecen en el campo base y que aún esperaban ver descender a las tres personas que faltan, admiten la realidad de la situación: no queda nada del campo IV. Claude, Claudine y el serpa Ang Norbu han desaparecido en el Cho Oyu.



Claude fue, sobre todo, una mujer libre que no aceptó el destino tradicional y dependiente de las mujeres de su época, con unas capacidades físicas y mentales extraordinarias, dotada de cualidades para superar los retos de la montaña y la discriminación de sus compañeros. Una mujer excepcional.




Mujeres de Pyrenaica / Pyrenaicako emakumeak

2 comentarios:

Jordi Lalueza dijo...

Con motivo de esta fatídica expedición, en el número 64 (noviembre-diciembre 1959) de la revista MONTAÑA del CEC de Barcelona, la pionera de la escalada femenina Maria Antònia Simó escribió un interesante artículo titulado "Alpinismo femenino" donde repasa la vida de Claude Kogan y hace un análisis de la situación en aquel entonces de la actividad alpinística realizada por mujeres.
Entre el historial de Kogan destacan las primeras ascensiones absolutas al Nun (7.135 m) con Pierre Vittoz en el año 1953 y al Ganesh I (7.429 m) en el 1955 con Raymond Lambert y Eric Gauchat, este último moriría en el descenso. Estimo el mencionado artículo de la ya fallecida Maria Antonia como de lectura obligada por todas las seguidoras (y los seguidores) de este blog.

Luisa Alonso-Cires dijo...

Hemos recibido este correo:

Hola,
he visto el artículo http://mujeresdepyrenaica.blogspot.com/2010/07/pioneras-claude-kogan-1919-1959-primera.html

Dorothea Gravina era mi abuela, y llevaba una fascinante vida montañera. Me ha interesado mucho la foto de ella con Kogan y Tenzing - no lo había visto y no sé si hay más... Tengo unas fotos digitalizadas por mi tío sobre la expedición. Si os interesa, podría publicarlas en Picasa..
Saludos
Robin Gravina