jueves, 8 de julio de 2010

Premios RedMontañas

.
La asociación RedMontañas con el apoyo, entre otros, de la Euskal Mendizale Federazioa ha premiado las mejores fotos y relatos de la Acción-Concurso RedMontañas 2010.


1. Foto: Tres generaciones y un deseo común. Adega, Vigo.



 Iria, Pepe y Xan (Sierra de Cabanelas, Pontevedra)



2. Foto y relato: El regalo de Maider. Luis Alejos.

                           
    
Monte Gorbeia, Euskadi.

Esta foto, que muestra a dos niñas reclamando protección para las montañas junto al buzón del monte Gorbeia, tiene una emotiva historia que merece ser divulgada.

La niña rubia de la derecha se llama Maider. Acaba de cumplir siete años, recibiendo como premio su primera ascensión a la cumbre más emblemática de Bizkaia y Araba. Entretenida en preguntar todo lo que cabe imaginar acerca de los parajes que va recorriendo, además de conversar con las personas que se cruzan en su camino, y sin dejar de corretear de un lado para otro, Maider llega a la cumbre sin aparentes muestras de cansancio. Al descender entra en el refugio de Egiriñao, conociendo su interior y mostrando interés por pasar la noche allí la próxima vez que vuelva a Gorbeia.

Después visita el refugio de Arraba, donde se está celebrando con música de acordeón y pandereta el 50 aniversario de su inauguración. La señora que atiende el refugio le regala un huevo recién puesto; la propia Maider lo recoge en el gallinero, será su cena al volver a casa.

Durante el resto del camino Maider saca fotos de vacas, yeguas y potros recién nacidos, también cree ver entre las ramas de las frondosas hayas y de los espinos floridos las astas de algún que otro ciervo. Al llegar al punto de partida, nada más sentarse en el asiento trasero del coche, Maider deja de hacer preguntas; señal inequívoca de que se ha quedado dormida.

Esta foto tiene dos protagonistas, me encantaría poder contar también las peripecias de la otra niña que aparece en la imagen, pero ni siquiera conozco su nombre. Sólo puedo decir que no ha dudado en posar con el cartel que proclama la importancia de las montañas, realzando la belleza de la escena con su cara bonita. Esta historia inconclusa la seguirán completando esas mismas niñas y otras más, mientras se convierten en mujeres adultas, consecuentes y responsables, que aman, respetan y defienden las montañas, por ser un regalo que día tras día compartimos y transmitimos a través del ciclo de la vida personas, animales y plantas.


Mujeres de Pyrenaica / Pyrenaicako emakumeak