domingo, 20 de julio de 2014

"Amistad con el diablo" y "Martínez Somoano" (Picu Urriellu) - Isa Casado Gallego


En la travesía del quinto largo de la Martínez Somoano

Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes, surcando su cara este. Vías "Amistad con el diablo" y "Martínez Somoano".

A pesar de que el Pirineo nos atrae irremediablemente, todos los años intentamos escaparnos unos días a Picos de Europa. Este año las primeras escaladas en tierras asturianas han sido en el Picu Urriellu, llamado también Naranjo de Bulnes. Posiblemente la montaña más conocida de la península y un paraíso para los escaladores.
Un poco antes de llegar a la localidad de Sotres, tomamos la pista que nos lleva hasta Pandébano donde dejamos el vehículo. Nos cargamos las mochilas con todo el material de escalada y el de vivac para pasar una noche en altura, y vamos ganándole poco a poco metros a la aproximación. Pasamos primero por la majada de la Terenosa, donde encontramos el coqueto bar-refugio, poco después llegaremos al Collado Vallejo, donde tenemos la primera visión del Picu, que por muchas veces que hayamos subido no dejamos de admirar. La senda continúa y en algo menos de dos horas llegamos al refugio de Vega Urriellu, bajo la imponente cara Oeste del Picu.

Tras dejar todo el material no necesario en lo que será nuestro vivac para esa noche, remontamos la canal de la Celada para llegar al pie de la cara Este.


Para el primer día elegimos la vía “Amistad con el Diablo” 200 m. V+. y luego continuaremos por la Cepeda (80 m. 6a). En la actualidad la vía está reequipada con parabolt inox, aunque eso no le resta interés, ya que hay mucho aire entre seguros, y eso en los largos difíciles, porque en los fáciles no hay seguros y a veces no hay opción de meter nada que de confianza. Todas las reuniones menos la última, son de dos parabolt.

Primer largo (III+). En la base de la cara Este vemos una gran laja con forma de media luna. La vía comienza por la derecha, y asciende por canalizos, primero recto y luego a la izquierda, hasta situarse encima de dicha media luna, donde vemos la reunión (dos parabolt) unos metros por debajo de una laja invertida. Se protege bien con friends. (45 m).

Segundo largo (III+). Salimos de la reunión y llegamos a la laja, donde podremos meter algún seguro. Se pasa por la derecha dicha laja y se sigue hacia una segunda laja invertida, debajo de la cual se encuentra la segunda reunión. (30 m).

Tercer largo (IV). Seguimos hacia arriba, más o menos recto, y pronto vemos la tercera reunión. Este largo ya es de IV y también está limpio, como los anteriores (25 m).

Cuarto largo de  Amistad con el Diablo

Cuarto largo (V+). De la reunión vemos un parabolt algo alto, conviene colocar algún seguro antes de llegar a chaparlo, porque la dificultad no es muy alta pero son pasos ya verticales y más finos que en los largos anteriores, siendo además la caída sobre la reunión. De ese parabolt seguimos hacia otros dos parabolt que vemos más arriba, y que protegen el paso más difícil de la vía, V+. Una vez superado el paso, tenemos un puente de roca para asegurarnos y ya un poco más arriba a la derecha vemos la cuarta reunión (25 m).

Llegando a la cuarta reunión 
de  Amistad con el Diablo

En el quinto largo de Amistad con el Diablo

Quinto largo (V). Vemos un buril viejo arriba a la izquierda, NO es por ahí. Salimos de la reunión hacia arriba con tendencia a la derecha, donde a unos 6 o 7 metros vemos un parabolt. De ese parabolt damos uno o dos pasos a la izquierda y escalamos directamente hasta llegar a otro parabolt, del que iremos hacia la izquierda hasta llegar a una chorrera negra por la que subiremos hasta llegar al tercer parabolt del largo. Unos metros más arriba, a la derecha, está la quinta reunión. Este largo es mantenido entre el IV+ y el V, y aunque cuenta siempre con buen canto, hay que navegar por la pared sin perder la calma, que son tres seguros para 35 metros (35 m).

En el sexto largo de Amistad con el Diablo

Sexto largo (V). Encima de la reunión vemos un techo alargado con una buena grieta, donde podremos meter algún seguro. Hasta este lugar hay que subir con ganas, ya que es casi imposible proteger estos primeros metros. Los friends en el techo quedan muy bien y, al ir luego hacia la izquierda a buscar un puente de roca que se ve con unos lazos (se ve desde la reunión), podremos meter algún otro seguro en el lateral del techo. A partir del puente de roca, seguiremos hacia arriba, recto o en todo caso un poco a la derecha, intentando colocar algún seguro más, ya que no hay nada puesto. Llegados al techo, subiremos por la derecha y llegaremos a una reunión con dos espit. Este largo es expuesto, tan difícil como el quinto, pero sin equipamiento alguno. (40 m).

Séptimo largo (IV) Salimos de la reunión por una buena repisa hacia la derecha. Llegamos encima de una oquedad y con un paso más espectacular que difícil, superamos el murete que nos cierra el paso y al otro lado enlazamos con la vía Cepeda. Una vez aquí podemos montar reunión en un puente de roca o seguir hacia arriba por la placa hasta ganar una chimenea, que la escalaremos hasta su final (un clavo en el medio y otro al terminar) para luego ascender por una placa de canalizos, fácil y protegible con friends, hasta llegar a una parte muy tumbada que hacia la derecha nos llevará a la reunión del "rompetobillos", posiblemente el lugar más conocido y nombrado de toda la cara Este del Picu. (70 metros si venimos desde la reunión de los espit).

Saliendo por el agujero de la Cepeda
 que da paso al anfiteatro

Octavo largo (IV+). Estamos en el paso conocido como el "rompetobillos", aunque hace ya muchos años que un espit lo protege. Además del espit, encontraremos un fisurero atascado un poco más arriba y podemos meter algún friend. Es un paso corto, pero lo lavado de la roca hace que tengamos que apretar un poco. Una vez superada ésta dificultad encontraremos otro clavo y sólo nos quedan unos metros fáciles, para atravesar por el estrecho agujero que da paso al anfiteatro en la cara sur y, justo al otro lado, encontramos la reunión con dos parabolts. 15 metros.

Paso del rompetobillos en la Vía Cepeda

Desde ahí podemos continuar por la vía Cepeda que sigue por la cresta hasta la cumbre Oriental, en un par de largos con pasos de IV, pero con roca delicada. O Subir trepando hasta la cima por el anfiteatro, por donde sube la vía de los Martinez, considerada la normal del Picu (100 metros más). Nosotros subimos andando por la normal hasta la cima donde disfrutamos de unas buenas vistas de los Picos de Europa. 

La bajada la podemos hacer por los rapeles de la normal de la cara sur o por la Teógenes.


Para nuestro segundo día nos decantamos por la vía “Martínez-Somoano” 215 m. 6a y volvemos a salir por la Cepeda, V+ ó 6a, 70 m

Esta vía fue la primera vía en abrirse por el centro de la pared Este, después de la Cepeda. Abierta en 1974 por Tomás Martínez Carretero y Juan L Somoano, sigue una línea de trazado lógico y elegante, buscando los puntos más débiles de la pared en los que poder asegurarse. Esta vía, a diferencia de la Amistad, no está equipada, salvo en el cuarto largo donde encontraremos unos parabolt en la placa. 

Primer largo de la Vía Martínez Somoano

Primer largo (III+). Se inicia a la derecha de un pequeño techo con forma de media luna y sube por canalizos fáciles, con tendencia hacia la izquierda para llegar a la reunión, que se encuentra unos metros por debajo de una laja. La reunión, actualmente, es la misma que la de la vía "Amistad con el diablo". Dos parabolts sin anillas, 45 metros.

Segundo largo (IV). En realidad, este segundo largo que hacemos nosotros corresponde a la vía "La Luna", que parece ser que es por donde en los últimos tiempos se hace la Somoano. De la reunión salimos ascendiendo con tendencia hacia la derecha a buscar un primer buril que vemos en una placa lisa. Unos metros más arriba encontraremos un segundo buril, los dos con más de años 30 de antigüedad, por lo que conviene no fiarse de ellos y meter algo más. La reunión son otros dos buriles, de la misma época. Recomendable reforzarla, 30 metros.

Tercer largo (V). De la reunión sale hacia la derecha ascendiendo por una grieta que nos lleva a una repisa con bloques sueltos. Allí seguimos por un diedro bastante vertical pero en el que podemos asegurarnos perfectamente con friends medianos y algún fisurero. Hacia el final del diedro encontraremos un clavo viejo (qué miedito), que protege el paso más difícil del largo. Salir del diedro a la placa y llegar a la reunión por la izquierda del bloque sobre el que se encuentra, 30 metros.

En la bonita y estética bavaresa 
del cuarto largo de la  Martínez Somoano

Cuarto largo (6a). Largo clave de la vía. De la reunión, bajamos un poco hacia la derecha por el bloque y hacemos una pequeña travesía horizontal (fina) para chapar un clavo, que no se ve desde la reunión. De ahí subimos hacia una grieta, que se supera en bavaresa, en la que podremos emplazar el uno o el dos de camalot. Algo más arriba, en esa grieta, encontramos otro clavo, chapado éste dejamos la grieta y nos pasamos a la placa de la derecha, a buscar un parabolt. Del parabolt ascendemos directamente por la placa, donde encontraremos otros tres parabolts. En este tramo encontraremos los pasos más difíciles de la vía. Del último parabolt, nos pasamos a la izquierda, para coger una grieta que nos permite asegurar el tramo final del largo y llegar a la reunión, situada en el característico nicho que se ve en el centro de la pared. Un buen puente de roca y un espit nos sirve de reunión, 40 metros.

Cuarto largo de la Martínez Somoano

Quinto largo (V+). El otro largo clave de la vía. Se trata de una travesía ascendente que va de derecha a izquierda y cruza la vía "Amistad con el diablo", para ir a buscar un diedro bajo unos grandes techos. La travesía es aérea y expuesta, ya que no es fácil encontrar donde protegernos y el largo sale de unos 40 metros, es importante ir buscando lo más fácil. Abandonamos el nicho con un paso en descenso hacia la izquierda, por una pequeña vira, donde veremos un primer clavo. Desde éste veremos el último parabolt del quinto largo de la "Amistad" que aprovecharemos para asegurarnos. Seguimos en travesía ascendente a la izquierda, hasta un lazo que veremos en un pequeño puente de roca, justo al lado hay otro pequeño puente de roca que podremos pasar con un kevlar. Continuamos en travesía hasta llegar a una grieta, éste tramo será el más expuesto ya que no podremos meter nada fiable. Subimos por la grieta ya fácil hasta llegar a una pequeña vira, en cuyo final encontraremos un clavo que nos sirve para montar la reunión, a reforzar. 45 metros.

En el diedro del sexto largo 
de la Martínez Somoano

Sexto largo: (IV+) Subimos por un diedro fisurado hacia los techos amarillos. El diedro es fácil y se puede asegurar a placer. Cuando termina llegamos a una terracita con un puente de roca a la izquierda y en la oquedad de la derecha, (bastante al fondo) un clavo. De ahí subimos unos metros en travesía hasta situarnos bajo los techos donde podemos asegurarnos y atravesamos hacia la derecha (tramo más delicado) para llegar a una reunión de dos espits. 25 metros.

En el sexto largo de la Martínez Somoano

Séptimo largo: (IV) Salimos por la repisa hacia la derecha para pasar por encima de una oquedad y subimos tres metros por un murito fácil, para enlazar con la vía "Cepeda". Continuamos primero por placa tumbada, y luego por una chimenea en la que encontramos un clavo y otro al final de la misma. Seguimos por unos canalizos fáciles y después en travesía fácil hacia la derecha hasta llegar a la reunión bajo el largo del "rompetobillos", 3 clavos. 70 metros.

Volvemos a escalar el largo del rompetobillos y salimos de nuevo por el agujero que da paso al anfiteatro, pero hoy ya no subimos a la cima y nos vamos directamente a buscar los rapeles de bajada. Tres rapeles y estamos en el suelo, bajo la cara sur. Vuelta al vivac, toca recoger todo y despedirnos del Picu, por esta vez. Hemos disfrutado muchísimo en estas dos vías, las dos nos han parecido unos viotes con mayúsculas, quizás la Martínez-Somoana un pelin más dura y algo más expuesta, al no tener apenas equipamiento fijo, pero totalmente recomendables las dos.