viernes, 11 de abril de 2014

Travesía por la Sierra de Toloño (Puerto de Herrera-Pipaón) - Txaro Iglesias Lareo


06/04/2014
Ganerantz Mendizale Taldea
Sierra de Toloño
(Eskamelo, Castillo Vallermosa, Peña Roja, Artesilla,
Cervera, Recilla y Semendia)

Distancia: 13 km
Tiempo aproximado: 6 h
Desnivel positivo: 909 m
Dificultad: Moderada


Con un día espléndido partimos para recorrer parte de esta sierra escarpada y espectacular, considerada una de las más largas e interesantes de Euskal Herria. 

Desde el Puerto de Herrera (1100 m) descendiendo hacia La Rioja, encontramos una pista que penetra en el hayedo. Alcanzamos el puerto de Pipaón (1095 m), en cuyas inmediaciones brota la fuente del Mayordomo, uno de los nacederos del río Inglares. En este punto se inicia la cresta del Eskamelo. Desde aquí tenemos vistas a la sierra de la Demanda, destacando el San Lorenzo nevado.




La pequeña cima más occidental se llama Peña Cuervo (1208 m) continuamos hacia el Eskamelo (1292 m) defendida por un pequeño muro rocoso. Es una trepada (I) sobre roca escalonada y excelentes asideros, no impone resistencia para dificultar acceso a la cima.


Las cumbres nevadas de Valdezcaray



Eskamelo (1292 m)




Desde la cima de Eskamelo se desciende por la cresta, que aquí es bastante ancha, para situarnos en la brecha que nos separa de la elegante cima oriental. En la brecha nos subimos a la arista, bastante aguda como el filo de una navaja, pero de excelente consistencia y agradablemente aérea (II). Se trata del tramo más atractivo del recorrido. 



La cresta se vuelve a ensanchar y conduce con comodidad a la destacada cima oriental. Desde aquí se sigue hasta situarse en el último peñasco.




Una vez abajo se sigue por un sendero al Castillo de Vallermosa (1256 m), un buzón ocupa la cima con excelentes vistas, donde aseguran que hubo un puesto de guardia carlista.



Al descender de la cima se atraviesa una bonita depresión donde la senda se abre paso entre el boj hasta alcanzar el collado que separa las cimas del Artesilla y Mendegorri (Peña Roja) a la derecha queda Mendegorri (1287 m) cuya cima se alcanza enseguida, con vistas de Laguardia a nuestros pies.


Mendegorri
 
De vuelta al collado, el mismo sendero sube unos escalones naturales y nos lleva por un lapiaz despejado y fácil de atravesar hasta la Peña Artesilla (1341 m), con excelentes vistas, la cima está ocupada por un curioso buzón, un montañero de metal de generosas dimensiones, al fondo de la cresta aparece el Cervera (1384 m), siguiente cima, se alcanza con facilidad, basta seguir un sendero que atraviesa el pedregal y lleva a la cima, señalada con un vértice geodésico y un buzón.

Peña Artesilla

Artesilla
 
Cervera

Bajamos al collado del Recilla, donde dejamos la senda que baja a Pipaón, nosotros nos dirigimos hacia el Recilla (1381 m), su acceso es algo más comprometido que el de su vecino Cervera, con una ascensión final por un tramo rocoso que requiere una pequeña trepada, pero sin dificultad, ni peligro si se presta la mínima atención, que requiere este tipo de terreno. Ya en la arista un buzón nos indica la cumbre que ofrece una inmejorable panorámica de las escarpadas peñas de Palomares, Cruz del Castillo, Larrasa etc. que atraen nuestra mirada y nos olvidamos de ver las cumbres nevadas del pirineo, que a la subida nos informaron compañeros que bajaban, uno de nuestro grupo volvió a subir para apreciar dichas vistas.

Llegando a la cima del Recilla
 
Cima del Recilla. Al fondo, Palomares

Bajamos hasta la bifurcación que dejamos a la subida dirección Pipaón, por un precioso bosque de hayas, en zonas a la orilla del camino unas preciosas flores llamadas Anemone hepática, por explicaciones de uno de los nuestros, entendido en muchas materias y una de ellas la botánica, nos informó que su nombre deriva de la forma y del moteado característico que tienen las hojas parecido al tejido hepático.

 

Llegamos a una cruz de señales que nos indica la subida al Semendia, un estrecho sendero se adentra en la vegetación y gana altura describiendo zigzag. Pasa por varios puestos de caza, con muchísimo calor debido al buen día y a lo cerrado del terreno, llegamos a la cima del Semendia (1042 m) y sus dos buzones, la cima está rodeada de bojes.

Semendia


Retrocedemos por el camino de subida, llegamos de nuevo a la cruz de señales para continuar la pista que nos lleva a Pipaón, donde termina esta preciosa travesía, con un día esplendido y un grupo de gente que cada día es más aguerrida.

Recilla