martes, 17 de diciembre de 2013

Escalada en la pared Bones (Huesca) y esquí de travesía al Peyreget - Ana Ruiz Pérez




No sé si será la edad que avanza demasiado deprisa o el curso de coaching que he tenido oportunidad de realizar, pero he de decir que estoy orgullosa de mi misma. Parece que no tengo abuela pero, según este curso, siempre hablamos de nuestras debilidades (yo la primera) y nunca de nuestras fortalezas. Así que, la verdad, he alucinado que tras dos temporadas sin catar los esquís, con una operación de menisco por medio, he podido disfrutar a tope del esquí, los grampones, las cimas con nieve, los piolets.. Esa sensación que llevaba guardada durante tanto tiempo.



Trío de neskas: Idoia, Maite y Ana. Dirección al puerto de Monrepós (Huesca), donde se encuentra una pared de arenisca surcada por fisuras y placas inmundas.


Esta vez tenemos la intención de escalar dos vías que se encuentran aseguradas con parabolts, con una calidad de roca impresionante, a la vez que plaquera.

Mai es la primera vez que viene a esta pared y, aún así, se porta como una titana, abriendo de primera y enlazando largos como si nada.


Estamos felices no sólo por el día tan maravilloso que “Lorenzo” nos esta brindando, sino también porque se encuentran alli nuestros amigos maños (blog Caracoles Majaras) que han abierto una nueva vía y la han llamado “Are-neska” (de arenisca...para que nos entendamos), en honor a nuestra amistad.


Probamos un par de largos de esta vía y ponemos rumbo a Sallent, ya que el domingo tenemos intención de cambiar los gatos por las botas de esquí.

Pronto nos damos cuenta de la escasez de nieve que hay en el Piri y que la opción que se lleva todos los boletos es el Peyreget (2483 m)


Madrugamos un poquito y salimos desde el mismo parking de Aneou (Portalet), dirección a esta preciosa cima.


Hay muchísimas personas en dirección al Midi y franceses en raquetas, pero no tantas hacia el collado de L'Iou (2194 m) que es nuestro objetivo.

Cada una sube por donde quiere y como a Idoia se le ha quedado corto el día de escalada, intenta subir con los esquís por la roca...


La nieve se deja llevar y poco a poco nos plantamos en el collado. Miramos hacia la pala y no la vemos en condiciones de ser esquiada, por su nieve venteada y escasa. Así que en este punto nos calzamos los grampones y ponemos rumbo hacia la cima.


La falta de nieve en la cresta hace que extrememos precauciones en terreno de nieve dura y piedras, pero la verdad que con las vistas del Midi te olvidas de todo. Y coronamos cima.


Abrazo de cima y poco a poco descendemos a por nuestros esquís. La gente se va aproximando y preguntando las condiciones de la nieve, si se puede subir con los esquís... Y a nosotras este tema nos parece delicado, porque nadie es quién para saber el nivel de los demás. Respondemos que esta durita pero que cada uno asuma lo que le pide el cuerpo.

A nosotras nos pide ir bajando, asi que nos calzamos las tablas y como podemos (patatal de nieve, costra y pesada) llegamos a la furgo

Bonito finde en la mejor compañía.