sábado, 18 de mayo de 2013

Desfiladero de los Gaitanes. El Caminito del Rey (Málaga) - Ana Ruiz Pérez


 

Situado entre las localidades de Álora y Ardales (provincia de Málaga), el Caminito del Rey es un recorrido construido en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes. Encargado por la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, propietaria de los Saltos del Chorro y del Gaitanejo, se trataba de un camino por el cual los operarios de mantenimiento tenían que transitar para trasportar los materiales necesarios para la puesta a punto y vigilancia de la central hidroeléctrica. Las obras del Caminito del Rey se desarrollaron entre 1901 y 1905, una obra de ingeniería tan particular que en su construcción trabajaron pescadores convertidos en albañiles tierra adentro. 



Las dificultades y obstáculos para construir el camino tuvieron que ser muchos, sobre todo teniendo en cuenta los medios existentes en aquella época. Los obreros tenían que trabajar suspendidos sobre el vacío, atados a cuerdas sujetas a la parte alta del acantilado. Existe una leyenda acerca de los operarios que construyeron este camino: se dice que el trabajo fue realizado por presos, principalmente por condenados a muerte, ya que eran los únicos capaces de poner en riesgo sus vidas a cambio de un presunto indulto. Pero la historia es otra bien distinta aunque no menos fantástica. Lo que se sabe con certeza es que en esta obra (y en otras realizadas en el pantano) los operarios fueron diestros marineros malagueños, habituados a colgarse de las cuerdas y palos de sus embarcaciones. 


Nosotras (Idoia y Ana) acompañadas por Sonia y Xabi accedimos al Caminito del Rey por la tarde, tras una escalada en la zona, provistas de arnés y anclajes de seguros. No encontramos cartel de prohibición, pero si nos informaron otros compañeros que por la mañana hay una persona contratada que se sitúa en el puente por donde pasa el tren, prohibiendo el acceso a las vías del tren. También me extrañó que se pongan prohibiciones cuando los anclajes fijos en el interior del cañon son nuevos y puestos por una empresa... Por lo tanto, ¿se puede o no escalar dentro del cañón? 


El Caminito, suspendido de una pared vertical a más de 100 metros de altura y con un metro de ancho en ciertos tramos, debe su nombre al rey Alfonso XIII. Se dice que, impresionado por esta espectacular pasarela, el monarca recorrió el camino seguido por un asustado séquito, conociéndose desde entonces como el Caminito del Rey. Sin el menor mantenimiento durante todos estos años, el paso del tiempo ha ido deteriorando la pasarela, que ha perdido partes importantes de su estructura, lo que lo hace intransitable. 


El suelo ha desaparecido en numerosas zonas, quedando tan sólo la viga que lo sustentaba. Hay numerosos agujeros en el pavimento, barandillas derruidas y, en general, una enorme falta de seguridad en todo el camino. Todo el camino se encuentra asegurado como si se tratase de una vía ferrata, pero son muchos los que se aventuran a entrar sin anclajes de seguridad. Tres semanas antes, un conocido de Sonia se cayó al vacío tras desplomarse el suelo bajo sus pies. El suceso le costó varias fracturas y por esta vez parece que tuvo “suerte”. 


Varios accidentes mortales motivaron que la Junta de Andalucía cerrara los accesos y demoliera el tramo inicial para impedir el paso de los excursionistas. La multa por acceder al Caminito asciende a 600 €, pero son muchos los que piensan que aún así merece la pena el “subidón de adrenalina” que provoca. Cerrado desde 1992 a causa de su evidente peligrosidad, se habla y se discute desde hace años acerca de su posible rehabilitación. Uno de los aspectos clave del proyecto será que se mantendrán las pasarelas originales, de modo que será necesario añadir nuevas medidas de seguridad y estabilidad. En los tramos más dañados se incorporarán elementos de sujeción y plataformas de observación que no rompan con la estética original. Asimismo, el primer tramo del trazado se acondicionará para facilitar el acceso a personas con movilidad reducida.