domingo, 26 de enero de 2014

Cresteando por la Sierra de Lokiz - Miren Muñoz Trigo





 Puntitos lejanos sobre la cresta



Corría el pasado mes de diciembre. La Vuelta a Euskal Herria (EHO) continuaba por tierras navarras, con el calor de las casi 90 personas que mes a mes vamos caminando, arañando kilómetros a esta tierra tan querida. Esperábamos un día de invierno en el que, como es habitual, se marcha con el equipo para la ocasión... Salió un regalo: un día limpio y fresco, con una visibilidad sensacional.


Una gélida mañana nos acompaña camino de Barindano

Partimos del pueblito de Zudairi al pie del Balcón de Pilatos. Pasamos de la niebla en el bosque de Urbasa en la etapa anterior al sol en los rasos en el cresterío de Lokiz.

Absortos con el paisaje

Empezamos a bajo cero, camino del pueblito de Barindano, y terminamos a 16 grados a las 17 h de la tarde en Ollogoien, después de 8 horas de caminata respirando belleza, desde los preciosos bosques de hayas en los que se esconde la Ermita de San Cosme y San Damián, para continuar hasta el Sartzaleta por hermosos cortados, hasta la Ermita de Santiago de Lokiz...

Quedarse "de piedra"

La proa hacia el valle

Dejamos las crestas bajando por el Barranco de Sardegi camino de los pueblos del valle: Ganuza, Ollobarren, Ollogoien... Pisando tierra firme después del "paseo por las nubes".

Soledad frente a la inmensidad

Impagable...

Pisando "tierra firme" después de bajar de las nubes...