jueves, 23 de septiembre de 2010

Embarazo y montaña - Zuriñe Foronda Rojo (EMF)






Zuriñe Foronda, Coordinadora de la Asesoría Médica de la Euskal Mendizale Federazioa contesta a cuestiones planteadas en relación al embarazo y los riesgos en la montaña.
-------------------------------------------------------------------

Kaixo Luisa, de nuevo me pongo a contestarte a tus preguntas sobre la mujer embarazada y la montaña.  En principio, la información está en la última parte del artículo que os mandé, pero entiendo que no todo sea aclarador e intentaré resumirlo, junto a mis ideas, a ver que os parece.


Según mi punto de vista, la repercusión de un embarazo en la práctica montañera de las mujeres ha de ser vista como la repercusión de un embarazo en la vida habitual de una mujer en general, teniéndo en cuenta los matices que ocurren en cada caso. Yo creo que no se puede generalizar, porque asi como en la vida habitual de mujeres con actividades diversas un embarazo puede tener repercusiones de muy diversa índole, lo mismo va a ocurrir en el caso de una montañera. Es decir, un embarazo puede ir como la seda o complicarse de las más variadas formas hagas actividades de montaña o no las hagas.


Por otra parte, y ante tu pregunta sobre si se puede escalar sin riesgos, en importante recordar que nunca se puede escalar sin riesgos, se esté o no se esté embarazada, porque la práctica de la escalada y las actividades de montaña en general es por definición una actividad de riesgo que depende además de múltiples factores, muchos de ellos imposibles de controlar.


Si una mujer que practica con regularidad actividad de montaña quiere evitar en la medida de lo posible la mayor parte de riesgos evitables, debe plantearse realizar un ejercicio de intensidad inferior a su ejercicio habitual, por terrenos conocidos y cercanos a un medio civilizado, donde conseguir ayuda especializada en caso de necesidad, en condiciones climatológicas favorables y con los medios más cómodos posibles.


Como ves, el evitar riesgos limita también bastante la actividad en montaña técnica en general. Aunque por supuesto, se puede disfrutar y mucho de actividades más sencillas como el senderismo. Y es que una de las características de la actividad en montaña es la necesidad de asumir cierto tipo de riesgos, y saber renunciar a metas y priorizar objetivos. Por lo tanto, la primera pregunta a realizarnos sería, ¿qué es más importante ahora para mí, mi actividad o mi embarazo? Y después, ¿hasta qué punto estoy preparada para asumir la peor complicación en caso de que se presente y en caso de que tenga relación con la actividad que quiero realizar?


Teniéndo en cuenta estos matices y que el embarazo es un estado fisiológico diferente pero no patológico en una mujer, creo que es importante tener en cuenta los cambios que se dan en el mismo y adaptar nuestra actividad según los mismos; lo mismo que vamos a hacer en nuestra actividad “no montañera” habitual.


Tendremos que tener en cuenta que las necesidades energéticas aumentarán, y el gasto energético para la misma persona también. Habrá que compartir nuestro sistema circulatorio con otro ser, y por lo tanto nuestra frecuencia cardíaca en reposo y en ejercicio aumentará (aumento del gasto cardíaco). Habrá una mayor demanda de oxígeno, para lo cual aumentará la frecuencia respiratoria. Ocurrirán también cambios hormonales que harán que cambie el comportamiento de nuestro organismo y aumentará la presión intraabdominal, con lo que nuestras vísceras deberan redistribuirse y adaptarse a la nueva situación y el retorno venoso de los mienbros inferiores se verá dificultado. Además habrá posturas que resulten más incómodas. A todo esto se suma el aumento de peso y de volumen al que habrá que adaptarse y acostumbrarse.


Durante un embarazo se distinguen tres etapas en las cuales los factores a tener en cuenta cobran distinta importancia.


Durante el 1º trimestre es importante tener en cuenta el potencial riesgo de mutaciones genéticas y complicaciones con la implantación del embrión y de la placenta; por lo que la administración de muchos medicamentos puede estar contraindicada y deberemos extremar las precauciones para no contraer enfermedades infecciosas (desde catarros, diarreas e infecciones de orina hasta infecciones más graves como una neumonía, una hepatitis, malaria y todo tipo de enfermedades tropicales). Como sabemos las condiciones higiénicas depende en qué lugares montañosos pueden aumentar el riesgo, así como las condiciones metereológicas. La aparición de sangrados uterinos que obligan al reposo es también posible durante este trimestre. Por otro lado, la posibilidad de naúseas y vómitos y el cambio de hábitos alimentarios pueden ser complicados de sobrellevar en montaña. La práctica de ejercicio aeróbico moderado (como caminar) en un medio natural sin condiciones desfavorables (senderismo) puede ser en cambio beneficiosa y ayudar al organismo en la adaptación.


El 2º trimestre de embarazo es más estable en general, nuestro organismo se va adaptando al nuevo estado y si no ha habido complicaciones durante el 1º trimestre y los controles han sido normales, nos permitirá disfrutar de nuestra actividad física habitual teniéndo en cuenta que las condiciones son más exigentes y evitando las condiciones extremas y el ejercicio de alta intensidad; por lo que la competición, en principio, no está aconsejada a no ser que se realice un estricto seguimiento médico.


La altitud en principio compromete la disponibilidad de oxigeno, que puede ser solventada con el aumento de la ventilación y el gasto cardíaco, pero también es cierto que compromete la circulación de la arteria uterina, por lo que la llegada de oxigeno al feto puede estar disminuida. La irrigación sanguínea de nuestros músculos y circulación uteroplacentaria pueden entrar en competencia, sobre todo si realizamos ejercicio intenso.


Por ello, estancias cortas (horas o algún día) en alturas inferiores a 2500 m. sin realizar ejercicio exhaustivo y en mujeres no fumadoras presentan muy poco riesgo para el embarazo o para complicaciones durante este 2º trimestre. Pero en el resto de casos no es posible determinarlo. En todo caso, si se quiere realizar actividad física en altitud, mi recomendación sería llevar un control riguroso con un médico de confianza y hacer despistaje de factores que contraindiquen la estancia en altitud y de factores que puedan agravar la situación.


Durante el 3º trimestre los cambios físicos y morfológicos se hacen ya evidentes y el aumento de peso y de volumen, así como el cambio del centro de gravedad de nuestro cuerpo, serán un factor a tener en cuenta en nuestras actividades. Se deberían evitar actividades muy técnicas que exijan precisión y gran control de los movimientos; como por ejemplo la escalada y el esquí. Existe además una laxitud ligamentosa, que unida al aumento de peso y cambio del centro de gravedad puede favorecer los accidentes y lesiones.


En resumen, durante el embarazo podremos disfrutar de nuestra actividad de montaña habitual teniendo en cuenta de que nuestra actividad es una actividad de riesgo en sí misma, y que nuestro organismo precisa una adaptación y tendremos que ser menos exigentes con él. Si nuestra actividad en montaña es de alta intensidad habitualmente y tenemos intenciones de que siga siéndo así, deberemos controlar nuestro embarazo más minuciosamente y lo que es prudente es contactar con un médico que nos haga un seguimiento frecuente.


Ante la menor duda tendremos que pararnos a pensar cuáles son nuestras prioridades y que riesgos estamos dispuestas a asumir y se ha de recordar siempre que aunque un embarazo no es una enfermedad, tampoco es nuestro estado habitual y habremos de darnos un respiro para adaptarnos y acomodar nuestro organismo a la nueva situación.


No sé si te servirá de ayuda Luisa, quizá me haya extendido demasiado, pero el tema es extenso en sí mismo. Si quieres que puntualice o aclare alguna cosa o busque más información no dudes en decírmelo.


Zuriñe Foronda
Coordinadora de la Asesoría Médica de la EMF



19 comentarios:

irantzu dijo...

Yo no voy a aportar información a esta entrada, porque creo que ya está todo dicho y bien dicho. Solo agradecer a Zuriñe Foronda, que si no me equivoco es una de las médicos de la sección de medicina deportiva de la Policlínica de Donosti, a cuya consulta acudí cuando estaba embarazada. su información me fue muy útil para hacer las cosas bien y segura de que lo que estaba haciendo no dañaba a mi futuro hijo. ¡que ya es presente! todo salió bien, Jurgi es un tesoro precioso y por suerte disfruté de la escalada y del monte hasta 20 días antes de que naciese. Ahora estoy aprendiendo a disfrutar, además, de otras cosas. Eskerrikasko!
Ah! por cierto, veré si en este blog lo puedo poner en algun otro sitio, pero para quien interese, lo pomgo tb aquí. El arnés integral que usé para escalar durante el embarazo por ahora en unos años no lo voy a usar, asñi que si alguna lo necesita, se lo enviaré con mucho gusto por correo. Es un préstamo, digamos, que merece la pena, porque así no os gastáis los 90 y pico euros que vale el arnés!!!

Luisa Alonso-Cires dijo...

Correo recibido en mujeresdepyrenaica@gmail.com:

Kaixo, Irantzu Alzugarai naiz, Donostiarra. Blog hau sarritan irakurtzen dut, baina ez dut sekulan parte hartu... gaur arte. Zuriñe Forondaren haurdunaldiari buruzko artikulua irakurri dut eta pentsatu dut nik haurdunaldian eskalatzeko erabili nuen arnes integralari erabilera ematea...norbaitek nahi badu. Nik haurraren segurtasunarengatik hirugarren hilabetetik zortzigarrenera, haurdunaldian, gorputz osoko arnesa erabili nuen, PETZL markakoa. Ez dira merkeak, horregatik agian neskaren batek pentsatu dezake ez duela erosi nahi eta betikoarekin jarraituko du, total, hilabete gutxi batzuk direla pentsatuz... edo apañoren bat egingo du... edota eskalatzez uztea erabakiko du... Bueno, bakoitzak egin beharrekoa egingo du, baina gustatuko litzaidake nire arnesa blog hau irakurtzen duten emakumeen esku uztea, baten bati interesatzen bazaio nik gustora utziko nioke. Korreoz bidaltzen badut, ba gastuak soilik ordaindu beharko lirateke, beste dohan da, noski! ez dut alokatu nahi, ez bere truke ezer jaso nahi ere. Bakarrik nahi dut, ba norbaiti zerbitzu egingo badio, ba aprobetxatzea, nik urte batzutan ez dut ta erabiliko. Nahi baduzue iragarki modura edo beste nolabait blogean jarri, eskertuko nizueke. Bada ezpada, nire izena, helbidea eta abar utziko dizuet edozer gauza nahi izanez gero, ados?
Aldez aurretik milesker!
Irantzu Alzugarai Sakristan
iranalsa@gmail.com

Laura dijo...

Hola, he encontrado el blog por casualidad buscando información sobre escalada y embarazo, ya que mi ginecóloga y demás que me hacen el seguimiento (estoy ahora de 4 meses) no saben nada acerca de escalada y deporte en general y tenía dudas en cuanto a la presión que ejerce el arnés en el abdomen, movimientos bruscos o más forzados que entonces notas un tirón abdominal..etc. Tampoco conozco ninguna escaladora-madre a quien poder preguntar. Ahora escalo de segunda siempre y sólo dos días a la semana como mucho, tampoco voy al plafón por el riesgo a caidas en la colchoneta. Sigo con la duda del arnés, aun yendo de segunda noto la presión y sobretodo asegurando, pero no tengo la sensación de que sea algo peligroso, pero claro, no he podido hablar con nadie que entienda.
En cuanto al arnés integral, es más aconsejable? Qué arnés tienes Irantzu, lo buscaré a ver si lo encuentro.. No me gustaría dejar de escalar pero lo primero es que el embarazo vaya bien, de momento todas las pruebas etc són buenas y todo va bién, por eso no he dejado deltodo de escalar, me motiva y me ayuda seguir haciendo lo que más me gusta, dedicarme a andar sería un terrible aburrimiento para mi, nunca me ha gustado, siempre he andado en bici o lo que sea antes de hacer senderismo y nadar es desagradable para mi también. Hacer actividad me mantiene ilusionada y con mejor salud, pero todo lo que me gusta empieza a ser complicado de hacer..los tres primeros meses paré de ir en bici y escalé solo de segunda. Me contaron de una alpinista que subió una gran montaña en solitario embarazada de 7 meses, no recuerdo quien era, eso es exagerado y muy loco, pero Irantzu, tu escalaste todo el embarazo? Y siempre de segunda me imagino.. Muchas gracias, saludos y felicidades por el blog.

Luisa Alonso-Cires dijo...

Lorea Madina Bilbao ha contado su experiencia personal en otra entrada del blog (25 setiembre, La cuadratura del círculo...).

irantzu dijo...

Hola Laura, soy Irantzu. Bueno, ya te ha dicho Luisa que Lorea Madina tiene una entrada en el blog donde cuenta su experiencia. En las fotos no se le ve escalando con arnés integral, sino con uno de cintura normal. Supongo que irá según gustos y comodidad. Yo me lo compré más que nada por seguridad, cuando durante el primer trimestre estuve en la consulta de Zuriñe Foronda también ella me lo recomendó. Al fin y al cabo, e suna manera más de minimizar riesgos. El arnés integral, en cualquier caída, aunque sea de segunda, da el tirón a nivel esternal y por detrás repartido por toda la espalda, sin embargo el de cintura da el tirón a nivel lumbar. aparte de ser una zona cercana al útero, también es una zona propensa a sufrir durante el embarazo y a cargarse, así que mejor que el arnés no la remate! Yo lo usé hasta el octavo mes, después ya al descolgarme notaba que las cintas laterales me oprimían un poco la tripa, y tampoco tenía especiles ganas de escalar a esas alturas del embarazo, así que lo dejé. Tampoco pasa nada por estar un tiempo sin escalar. Yo volví a hacerlo a los 13 días de dar a luz porque todo fue muy bien, así que en total fue un mes de abstinencia. Y no fue el fin del mundo ni mucho menos.
El arnés lo puedes mirar en internet, es el arnés integrla de PETZL, es el único que tienen para adultos, no es el top de la comodida, pero es que estar embarazada tampoco lo es! jeje
Yo si quieres te lo dejo, te lo mando por correo o lo que quieras, ahora no lo necesitaré duarnte u largo tiempo. Yo gracias a él (y a que me sentía muy bien, claro) pude escalar deportiva, vías largas y seguir yendo al roco durante el embarazo. Pues nada, si necesitas algo me escribes. Que vaya todo muy bien!

Anónimo dijo...

Gracias Luisa! Este blog femenino de la revista basca de montaña está lleno de actividad y de buenos artículos, como el de Lorea, felicidades por mantenerlo y por las aportaciones y gracias Irantzu por responder tan deprisa!
Eskerrik asko..handi bat neguko denboraldian! zuretzat neska guztiok!

Lola Steiner dijo...

Cómo mola este artículo, muchas gracias.

Muntanyeta dijo...

interesante articulo...... me lo guardo

Anónimo dijo...

Hola!! Muchas gracias por el artículo. Me surgen algunas dudillas más...a ver si me podéis ayudar, muchisimas gracias de antemano. 1.-¿asegurabais cuando estabais embarazadas? 2.- ¿no es muy incómodo el arnés integral cuando bajas? ¿y si te caes? ¿No te tira en ambos casos hacia la pared? Gracias!! Anna.

Anónimo dijo...

Kaixo de nuevo, soy Zuriñe Foronda, cordinadora de la Asesoría médica y aunque nunca he puesto en práctica las recomendaciones para embarazadas y por otra parte, no dispongo de datos científicos suficientes para aseguraros ciertas cosas se me han ocurrido un par de cosillas al leer el último comentario.

Con respecto a asegurar al primero de cuerda. Recordad la posibilidad de impacto por desplazamiento si el primero cae y no estamos lo suficientemente estabilizadas, aunque estemos a pie de vía, por lo que mi recomendación para evitar sustos y disgustos es que intenteis no asegurar a personas con gran diferencia de peso con respecto a vosotras por una parte. Por otra, y yo creo que más seguro, intentad autoaseguraros con una cinta o cordino a un punto de anclaje y que esta cinta esté a tensión (como si estuvierais escalando y asegurando en vías de mas de un largo). Asi si el primero cae no os desplazara y evitareis golpes.
Con respecto al arnes integral, creo que en este caso hemos de anteponer la seguridad a la comodidad. El objetivo del arnes integral es evitar presiones a nivel de la pelvis.
Y lo más importante: Las recomendaciones tienen el objetivo de poder seguir entrenando y disfrutando de la escalada evitando en lo mayor los riesgos. NO NOS TENEMOS QUE CAER. Es decir, lo sensato es hacer vías que dominemos, en las cuales nos sintamos seguras y poder seguir ejercitándonos. Si creemos que nos podemos caer, tenemos que pensar en hacer algo más sencillo. La cuerda y el arnés son un elemento de seguridad más, pero no los usaremos para poder caernos.
Como ejemplo sería el uso del casco en una moto. Lo llevamos por si surge el accidente, pero no nos vamos a caer en moto. Y si estando embarazadas creemos que tenemos cierto riesgo al montar en moto, no nos montaremos ... Pues haceros a la idea de que escalando es igual, llevamos elementos de seguridad, pero no los vamos a usar.
Espero que os sirva de ayuda y reflexión.
Salud!
Zuriñe Foronda

Arbaso dijo...

Hola: Soy Lorea Madina. Escaladora y madre. No deseo sentar cátedra, porque sólo he tenido una experiencia de embarazo y cada una somos un mundo. Pero puedo aportar mi experiencia. A las preguntas de Anna. Sobre asegurar. Yo los primeros meses, es cierto que SI aseguré, siempre en vías que el escalador tuviera claro que NO se iba a caer. En rutas al ensayo en las que podrían darse caídas NUNCA LO HICE. En mi opinión creo que NO es muy conveniente. Creo que si volviera a estar embarazada no aseguraría nunca. Escalar SI, pero asegurar NO. He visto más de un susto en situaciones similares y creo que no lo haría. Sobre el arnés. Yo usé el mío de siempre. Como bien dice Iran, los expertos aconsejan el de pecho. Yo no lo ví interesante para mí, pues escalaba muy muy muy muy por debajo de mi nivel y para cuando me di cuenta ya era entrado el invierno, dejé de escalar y nació K. Así que no tengo más experiencia que esa. Puedes pedirle a Iran el arnés, para probar y si te parece interesante te lo comprar. Espero Anna, que todo vaya bien y que dusfrutes de este momento especial. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Zuriñe, Lorea, muchísimas, muchísimas gracias. Me han ayudado mucho vuestros comentarios. El ginecólogo y el entorno no escalador directamente me dicen que no escale. No entienden que para mí es importante seguir escalando. Me ayuda mucho encontrar personas que me entiendan y me orienten con las precauciones a adoptar. Un beso y mil gracias. Anna.

El trío calavera dijo...

Que vaya bien Anna, escucha a todos: los expertos, los amigos, los que tienen experiencia, los que no... pero escúchate sobre todo a tí misma y a tu cuerpo. El te dirá hasta DONDE puedes llegar. Disfruta de cada momento que deparará la vida. Un beso. Lorea Madina Bilbao

Anónimo dijo...

Kaixo! soy Iran, hacía mucho que no entraba en estas páginas, acabo de hacerlo para enlazar este artículo de Zuriñe a una chica embarazada, pues lo veo muy útil y no es info fácil de encontrar. Ahora mismo estoy disfrutando en el séptimo mes de mi 2º embarazo. nada que ver con el 1º, sin más porque es otro embarazo y ya está, pero también porque ahora hay un pequeñín de menos de 2 años que también requiere atención y cuidados, lo cual cansa. aunque desde que nació mi primer hijo no he vuelto al monte con la misma asiduidad que antes, en este 2º embarazo continúo yendo al monte (suave, cosas cortitas, poruqe también mi hijo está en edad de empezar a andr por el monte por sí mismo, pero se cansa rápido), y sigo escalando, con el arnés integral en cuanto lo recuperé, pues otra chica disfrutó del embarazo junto a él, y bueno, ahora mismo no aseguro a primeros de cuerda, solo a segundos en vías donde lo más seuro es que no caigan, y yo escalo también de 2ª. Aunque el grado que hago está por debajo de mi nivel, nunca existe el riesgo cero de caída, y veo una tontería arriesgar a una posible caída por querer escalar estos meses de primera. todo volverá, a su debido tiempo. Así que yendo de 2ª el factor caída ya no existe, y en caso de colgarte o caerte de 2ª el tironcito con el arnés integral no afecta para nada a la zona pélvica. En realidad no es un arnés cómodo como los otros porque no es acolchado, pero es que solo vas colgada de él cuando te bajan de la vía. Vete quitando los expreses a medida que subes y así al bajar ya no te tendrás que parar a quitarlos, con lo que el tiempo colgada de él disminuye a unos segunditos. Yo dejé de escalar cuando noté que las tiras anteriores del tronco al descolgarme me oprimían la tripa, estaba de más de 8 meses. Por lo demás, e slo que me permitió seguir escalando con tranquilidad sabiendo que la zona lumbar, pélvica y la tripa no se llevarían ningún tirón. En este embarazo tambien he hecho alguna vía de largos y si las reuniones son cómodas no hay problema. Nada, a disfrutar de lo que te gusta y de lo que te espera! zorionak!
Iran

Goizeder Urtasun dijo...

Kaixo Zuriñe!
Soy Goizeder, llevo como año y medio viviendo en Chile y hemos hablado varias veces de hacer el volcán San José. Estoy embarazada de 16 semanas y me gustaría acompañarle un pedazo a mi pareja. Mi duda es si es muy peligroso pasar noche en el Plantat, el refugio de montaña que está a 3105 metros. Yo me encuentro bien físicamente. Voy a trabajar en bici todos los días, practico yoga yengar dos veces a la semana y procuro hacer marcha un día a la semana. Las naúseas y el mal cuerpo pasaron. Mila esker!!

Zurine Foronda dijo...

Kaixo Goizeder, ya lo siento veo hoy tu mensaje ...

A todas os recomiendo que consulteis con vuestr@ ginecolog@ EN PERSONA, con vuestr@ medic@ de Familia o incluso con un Especialista en Medicina Deportiva. Sino, con la Asesoria Medica de Medicina de Montaña de la FVM-EMF en:

http://www.emf-fvm.com/Info_General_Detalle.aspx?pagid=14

Por otra parte, hoy he entrado en el articulo para copiaros un enlace a una experiencia de otra mujer escaladora mas. Animo con el ingles!

https://climbing.ilooove.it/story/our-little-zen-monkey

Cuidaros!

Laura dijo...

Hola a todas! Muy bueno el foro y todas las experiencias y consejos que hay aquí. Tengo una duda que quiero compartirles, en mi caso estoy buscando quedar embarazada y me gusta mucho ir a la montaña a caminar, con mochila, pasar una o dos noches en altura (unos 3000-4000 m) hacer algún cerro y bajar. Ahora no se si seguir haciéndolo por el riesgo de poder estar embarazada sin saberlo y enterarme después de haber estado expuesta a la altura y de haber hecho grandes esfuerzos. Que me recomiendan?

Laura dijo...

Misma pregunta para la escalada, siguieron escalando normalmente hasta saber del embarazo? (De primero con riesgo de caída)

Anónimo dijo...

Aupa!

Me llamo Nagore Real y soy redactora de un nuevo programa de ETB-1.

Tiene que ver con la montaña y me gustaría ponerme en contacto con una mujer embarazda que continúe subiendo al monte.

Dejo mi número de teléfono y e-mail: 609.098.837 / 94.656.34.93 / gailur@eitb.eus

Muchas gracias!

Nagore