viernes, 21 de octubre de 2016

Volviendo del Paga (primera parte). Hamlet.

Con los hermanos Iñurrategi en el Paga (año 1995)
El viejo buzón del Pagasarri.
Pocos bilbaínos por nacimiento o por elección  hablamos de “subir” al Pagasarri. “Me voy al Paga”  es seguramente la expresión que tú también utilizas cuando sales de casa con intención de  acercarte hasta la cima de nuestro querido monte.

Pero el Paga no está solo. Tiene una serie de cotas a su alrededor que, si bien bajando no requieren de  ningún esfuerzo para llegar a su punto más alto, vistas con cierta perspectiva tienen su aquél. Desde aquí te invito a acercarte a ellas volviendo del Paga pero te sugiero que también las hagas en sentido inverso para que compruebes por ti mismo sin son auténticas tachuelas o algo más que todo eso. Invita a quien no guste de subir al monte. Si primero “vas al Paga”, las otras cumbres las vais a coger bajando.  Y si te gustan los retos, puedes intentar unirlas todas en el mismo día. ¡Una auténtica bilbainada!

Cuando te suene el móvil y estés visitando alguna de estas humildes alturas, y como salvo los tachamontes empedernidos nadie las conoce por sus nombres, ante la típica pregunta de ¿dónde andas? responde, para que cualquiera pueda ubicarte: volviendo del Paga.


Hacia el Ganeko, dirección Alonsótegi

Ebitxe (477 m)

Bajamos  a la Fuente de Tarín. Llaneamos cruzando una puerta con el Ganekogorta de frente. Luego descendemos hasta un cruce donde veremos un poste direccional y una discretísima fuente, a nuestra izquierda, pegada a la ladera. Cogemos a la derecha hasta llegar al cruce señalado como Ebitxe. Refugio en su cumbre y pequeña placa con soporte.

Otros accesos: Barrio de Azordoiaga, Alonsótegi.

Dicen, cuentan, que Ebitxe es un foco de atracción para los rayos. Su mayor tesoro es un pequeño bosque de recios robles entre los que destaca el “gordo-verrugoso”, como le ha bautizado a uno de ellos alguien que conoce bien estos parajes. A la edificación que allí se encuentra le llaman “Las Mercedes”. Cuando Alonsótegi se desanexionó de Bilbao parece ser que los moradores de Las Mercedes se pusieron en contacto con el flamante ayuntamiento para preguntar qué iba a pasar en el futuro con su refugio.  Debieron de llegar a un acuerdo económico que ni enriquecía al consistorio ni empobrecía a los ocupantes del  sitio.

El escondido refugio de Las Mercedes, en Ebitxe.
Señalización en la cima de Ebitxe.

Koskorra  (494 m)



En el cruce de la fuente, seguimos de frente dirección Alonsótegi. Poco después un nuevo poste direccional nos guía a Koskorra. La cima más alta está ocupada por un refugio privado y tendremos que buscar su cota inferior para alcanzar el buzón. Dejar la entrada al refugio y seguir hasta un cruce a la derecha. Una encina ocupa el collado anterior a la cumbre.
Otros accesos: Barrio de Azordoiaga, Alonsótegi.

¿Sabías que…?  Ricardo, uno de los pobladores de Ikusi-gane, nombre que luce el refugio, es un gran amante de los árboles. El espacio está rodeado por ejemplares muy diversos plantados por él mismo. En su día todas tenían un letrerito donde se leía la especie a la que pertenecen. Acantos, Ginkgo biloba, … puedes pasar a verlos. La reja de entrada siempre está abierta y puedes sentarte a su mesa para dar cuenta cómodamente de tu bocata.

Hamaiketako en Ikusi-gane
Buzón de Koskorra

Pilipaondo  (514 m)

Continuando por la pista principal donde está la humilde fuente, dejaremos el cruce de Koskorra para proseguir hasta el señalizado a Artiba. La cumbre queda a la izquierda, después de un pequeño repecho.  Buzón.
Otros accesos: Barrio de Azordoiaga, Alonsótegi. Barrio de El Somo, Alonsótegi.

Sé de primera mano que el Pilipaondo, tan humilde como es, ha tenido varios buzones. Obligatoriamente se tiene que sentir muy querido. 

Buzón de Pilipaondo.
Larrazelai (478 m)

Se alcanza dejando el Pilipaondo a la izquierda y siguiendo hasta el próximo poste direccional; o bien continuando el cordal de Pilipaondo. Tiene placa con pie y unas buenas vistas.
Otros accesos: Barrio de Azordoiaga, Alonsótegi. Barrio El Somo, Alonsótegi.

¡Atención!  Si vas en primavera te va a costar encontrar entre los abundantes helechos la chapita que marca su punto más alto. A mí misma me costó un rato y eso que ya la conocía. 

Hallazgo tras un arduo rastreo
Chapita de Larrazelai
Azpioleta (420 m)

Siguiendo camino a Koskorra, pocos metros después de pasar la casa que queda a la izquierda, un mínimo desvío a la derecha nos sitúa en la placa de Azpioleta.
Otros accesos: Barrio de Azordoiaga, Alonsótegi. Barrio El Somo, Alonsótegi.

¿Sabías que…? Esta cota es una de las 23 que figuran como de obligada ascensión para concluir un concurso ideado por el G.A. Goiko Mendi, de Alonsótegi .

Azpioleta
Tontorra (439 m)

Con vértice geodésico y buzón. Solo hay que continuar por el camino que desde la casa antes citada lleva fácilmente a la cima. Excelentes vistas.
Otros accesos:  Barrio de Azordoiaga, Alonsótegi. Barrio El Somo, Alonsótegi.

¿Sabías que…? Hay un bonito chalet de tipo alpino muy cerca ya del barrio de Azordoiaga. Además de su arquitectura nos llamará la atención un pequeño jardín botánico en el terreno que lo rodea que incluye, entre otras especies exóticas, varias araucarias.

Vértice geodésico y buzón de Tontorra.

Hacia el Ganeko, dirección Llodio.

Lapurzulogana (677 m)

A pesar de que tiene cuatro metros más que el Pagasarri,  lo incluyo aquí por la sensación de llaneo que tendremos al recorrer el cordal para alcanzar su  punto más alto. De la cumbre del Paga, un corto paseo con el Ganekogorta de frente nos coloca en su cima. Buzón.
Otros accesos:  Barrio de Buia, Bilbao.

¿Sabías que…? Las hayas que hay aquí plantadas son de la especie Purpúrea, con un bonito color rojo del que les viene su nombre. 

Subida familiar nocturna al Lapurzulogana (año 2005)
Lapurzulogana
Ganekondo (627 m)

Continuando  por el cordal o bien cruzando el portón que cierra la pista hacia Ganeko, llegamos al collado entre Lapurzulogana y Ganekondo y, tras un mínimo repechito, nos encontramos con la placa que señala el punto más alto.

Otros accesos: Barrio de Buia, Bilbao.

Dicen, cuentan … que aunque sea una tachuela en altura, es un gigante en vistas.

Grupo de Cromagnones en la cima
Ganekondo