jueves, 11 de julio de 2013

Canto Cabronero (Precornión), por los senderos de Sajambre - Luisa Alonso Cires



Canto Cabronero, desde Peña Beza

Inicio: Soto de Sajambre, León (905 m).
Desnivel positivo: 1485 m
Tiempo en marcha: 5.40 h

Esta ruta recorre algunos tramos de tres senderos que atraviesan el valle de Sajambre: la Senda del Arcediano (GR 201), la Senda de la Jocica (PR-PNPE 7) y el Camino Viejo a Soto (PR-PNPE 9). Asciende a varias cimas del Precornión: Pica Beza (1963 m), Peñas de Cebolleda (1878 m) y las tres cotas del Canto Cabronero (la principal: 2000 m). Además, ofrece unas vistas magníficas del cercano Cornión y de su techo, Peña Santa de Castilla, de la zona de Ponga y del desfiladero de los Beyos, Mampodre, Ubiñas, etc.


La Senda del Arcediano fue una vía de comunicación histórica que unía Castilla con el mar, desde el Puerto del Pontón hasta las cercanías de Cangas de Onís. Aunque su nombre se relaciona con el arcediano de Villaviciosa, Pedro Díaz de Oceja, que dejó en su testamento partidas de dinero para  su reparación en el siglo XVII, el camino es probablemente anterior a la romanización. La calzada, que salva los barrancos de Picos de Europa por los collados, se ha señalizado como GR-201.


Nuestra ruta arranca en Soto de Sajambre, un pueblo con un edificio realmente singular: la escuela construida por Felix de Martino en 1907. Martino, que había nacido en Soto, emigró a Méjico y, a su vuelta, invirtió gran parte de su fortuna en la construcción de una escuela con material didáctico único en su tiempo y en la contratación de un maestro, Leonardo Barriada, que entre 1907 y 1930 enseñó a decenas de escolares con métodos progresistas e integradores en Soto, un pueblo remoto rodeado de desfiladeros y montañas. La escuela se cerró en 1975.

Soto de Sajambre, detrás el Cornión

Pasada la escuela, siguiendo el río, se llega junto al cartel que señala la Senda del Arcediano (GR-201), con marcas rojas y blancas. El ancho camino asciende en cómodas vueltas hasta llegar a Valdelosciegos (1120 m) y continua hasta un collado entre Peña Parcia y el Jurcueto. La senda bien trazada flanquea el resalte rocoso del Jurcueto por la izquierda y llega a un abrevadero, la fuente de la Collada, próxima a varias señales que indican el cruce con la senda de la Jocica.


El camino alcanza un portillo metálico colocado entre dos muretes de piedras, la Portillera o Portilla de Tarabicu, que establece el límite entre Sajambre (León) y Amieva (Asturias).


Abandonamos la Senda del Arcediano y, siguiendo la línea de la pared de piedra en dirección al macizo de Beza, accedemos a un pequeño canal, con un paso que nos obliga a usar las manos para progresar.


Se sale a una majada, que cruzamos a media ladera, por alguno de los senderos que atraviesan los pastos y salvan los regatos que descienden de la cabecera.


Ya en fuerte ascenso, por el pastizal, nos dirigimos al collado de Becerrera o Llano (1859 m), que separa la Peña Beza y Cebolleda. Casi al alcance de la mano, aparecen las torres y picos del macizo del Cornión, desde el Requexon a la Peña Santa de Castilla.

Collado Becerrera, mirador del Cornión

Giramos hacia el sur y por hitos que recorren la pendiente rocosa llegamos a la cima de la Pica Beza (1963  m), coronada por una cruz metálica.

Pica Beza (1963 m)

Desandamos la pendiente y volvemos al collado, para situarnos bajo las Peñas Cebolleda, a cuya parte más alta (1878 m) llegamos tras superar los canales que se abren en el lapiaz. Bajamos hacia el collado Cebolleda, por terreno herboso, en dirección a las paredes del Cabronero. Rodeamos por la izquierda el macizo y, sin perder altura, seguimos una senda que alcanza un canal herboso, por donde subimos en picado, con ayuda de las manos en los últimos metros. Llegamos al cresterío del Cantu Cabronero.

Collado Cebolleda 

Flanqueando la vertiente occidental del Cabronero

Canal que conduce a la cota occidental

Quedan unos metros para pisar la cota occidental (1987 m). Siguiendo en dirección opuesta, pasamos por la cota central (1990 m) y, tras superar varios bloques, alcanzamos la principal (2000 m). Hacia el este, las cimas principales del Macizo Occidental (Requexon, Peña Santa, núcleo de Bermeja). Al oeste, el cordal de Ponga (Tiatordos, Maciédome, Taranes), cordal del Collau Zorru, Ten y Pileñes, etc.

Cota central del Cabronero, desde la occidental

En dirección a la cota principal del Cabronero

Cantu Cabronero (2000 m)

Macizo del Cornión

Para descender, superamos los bloques cimeros de la cota principal de nuevo y desde ellos buscamos una senda que baja en picado. Siguiendo la traza perdemos altura, pasando bajo el Cebolleda. 

Bajando del Cabronero

Cantu Cabronero y Cebolleda

Por la ruta de subida, alcanzamos el canal en el macizo de Peña Beza y llegamos al abrevadero, en el cruce con la Senda de la Jocica (1500 m). En este punto, nos desviamos por el trazado de la Jocica (PR-PNPE 7), según indica el cartel señalizador, rodeando el macizo de Beza. 

Senda de la Jocica

Senda de la Jocica

Se llega a la zona de la Olla (1465 m), que precede a un bosque caótico sembrado de bloques de piedra. Lo atravesamos siguiendo hitos y algunas marcas amarillas y blancas, hasta salir a una senda más cómoda. Por ella accedemos al Puerto de la Barcinera, donde nos desviamos en dirección al Refugio de Vegabaño. Tras pasar por un moderno redil, entramos en la majada de Vagabaño, con varias cabañas.

Vegabaño

Volvemos a Soto de Sajambre por el Camino Viejo, convertido en la PR-PNPE 9, a la sombra de hayas y robles.



4 comentarios:

Mendikolore dijo...

Toki ederrak!!...
Sitio impresionante, sobretodo en Otoño. Espectacular al final!! en cualquier època

Miren Garmendia dijo...

Que bonito... da muchas ganas de ir por allí!

Luisa Alonso-Cires dijo...

Picos de Europa y su entorno es un territorio que nunca deja de sorprenderte. Vuelves una y otra vez, y siempre descubres algo nuevo. Especialmente interesantes son las historias de la gente ha nacido bajo estas cumbres y desfiladeros, los caminos que idearon para comunicarse e intercambiar sus productos,... Y es una zona accesible y no tan lejana.

Miren Muñoz dijo...

La verdad es que por tus recorridos entran ganas de visitar Picos, que nosotros los tenemos algo olvidados...siempre tirando hacia "el Piri"...
¡Bonita excursión!