sábado, 22 de diciembre de 2012

Pioneras: Marie Paradis, primera mujer en el Mont Blanc




En julio de 1808 tuvo lugar un hito en la historia del alpinismo que pasaría desapercibido e infravalorado durante mucho tiempo: Marie Paradis alcanzó la cumbre del Mont Blanc, convirtiéndose en la primera mujer que llegaba el punto más alto de los Alpes. Lo hizo con un grupo de varios guías de Chamonix, entre los que estaban Jacques Balmat, el primer hombre en hollar esta cumbre, y Jacques Payot. Fueron ellos los que contaron a la vuelta, a la gente local y a los alpinistas a los que guiaban, como había subido Marie. Pasaron la noche en la montaña, como era habitual, e hicieron cumbre al día siguiente. El escritor Alejandro Dumas ("Los tres mosqueteros") lo recoge en sus memorias, él había recorrido el glaciar de Mer de Glace guiado por Payot.


Marie trabajaba como sirvienta en Chamonix. Después de su hazaña, sus compañeros aumentaron su fama y se convirtieron en reputados guías. Ella siguió trabajando para ofrecer comida y bebida a la gente que descendía de la montaña. Treinta años después de la ascensión de Marie, la aristócrata Henriette d'Angeville se convirtió en la siguiente mujer en ascender al Mont Blanc. Posiblemente por los orígenes humildes de María, durante mucho tiempo Henriette disfrutó del honor de ser considerada como la primera mujer en subir al Mont Blanc.

Parece ser que Marie Paradis nunca volvió a subir a otra montaña. Murió en 1838. En Chamonix hay una calle que la recuerda.

Más información