miércoles, 16 de octubre de 2013

Parque Regional de Vercors. Bello paisaje y sabor a historia de resistencia - Miren Muñoz Trigo




Cuando nos acercamos a la ciudad de Grenoble, una preciosa cadena montañosa que se levanta altiva, dominando el paisaje, capta toda la atención. En nuestros múltiples viajes a los Alpes, una idea siempre circulaba por nuestra cabeza cuando atravesábamos esta zona: visitar los múltiples pueblos con sabor a historia, y hacer alguna excursión en este macizo que tantas posibilidades ofrece. El Vercors no es Alpes todavía, sino un espacio prealpino que puede servir como introducción paisajística a los grandes macizos alpinos. Sus muros son de roca caliza y se alzan sobre grandes bosques.


La historia reciente del Vercors nos lleva a los años de la segunda guerra mundial, en la que miles de “maquisards” (maquis o civiles de la resistencia francesa) se escondían por estas montañas, formando grupos bien pertrechados para plantar cara a los nazis. Este número aumentaba poco a poco al cobijo de las montañas. La logística era muy buena y gozaban de la simpatía de los aliados. Las provisiones las obtenían, sobre todo, desde el aire. Un fatídico día del verano del año 1944, en la llanura de Vasieux, pensando que se trataba de los aviones, una vez más, se encontraron con los nazis que en una sangrienta incursión acabaron con todo lo que encontraron en su camino. En esos días, el ejército alemán estaba en las últimas y tenían claro que iban a cargarse a esos “maquis” que tantos quebraderos de cabeza les daban.

Panel indicador del sitio del pueblo de Valchevrières

Lo que queda del pueblo de Valchevrières, 
triste capítulo de la historia. 
Queda en pie su pequeña iglesia…

Recuerdo a los caídos en la Chapelle, en Vercors, 
en el  llamado “El Patio de los fusilados”..

Historia de desolación, pueblos destruídos, gente asesinada…Chapelle en Vercors, Valchevrière, Vasieux, “El patio de los fusilados”, “Museo de la resistencia”, “Memorial de la resistencia”, …Nombres que evocan un cruel periodo de la historia y que no quería pasar por alto, en recuerdo de tanta gente que se quedó por el camino. Hoy en día estos pueblos gozan de buena salud y atraen al turismo que, año tras año, sobre todo en verano, pasea por sus calles. Ese paisaje de gargantas, cimas y preciosos valles ha terminado por enamorarnos en nuestros últimos días de vacaciones.


El Grand Veymont (2341 m), mayor altura del Vercors.

Agotando los últimos “cartuchos” de las vacaciones, nos acercamos a esta zona que tanto queríamos conocer. Después de las visitas a varios pueblos (Lans en Vercors, Villard de Lans, Chapelle en Vercors, Vasieux, Pont en Royans…) y experimentando el tránsito por carretera por escarpadas gargantas o “gorges” (Gorges de La Bourne, Les Grandes Goulets, La Conbe Laval), salió un precioso día soleado y fresco, después de la lluvia, en el que decidimos subir al Grand Veymont, en una travesía de 6 horas y 900 m de desnivel. Se atraviesa una zona que se denomina “Les Hauts Plateaux”, que ocupa gran parte del macizo y que actualmente tiene el grado de Reserva Natural. 

El recorrido pasa por Les Hauts Plateaux

La ruta comienza en el aparcamiento de La Coche (1350 m), cerca del pueblo de Saint Agnant en Vercors. Se toma una pista a la izquierda, más adelante de este pueblo, y enseguida se llega al parking. Inicialmente se camina por pista, para tomar más adelante un camino más estrecho, a la izquierda. Se llega a la zona de Les Hauts Plateaux, entre bosques inmensos de pinos y por bonita pista, a los refugios pastoriles de Nouvelle Jasse de la Chau en apenas dos horas. Aquí ya se observa la mole del Grand Veymont y su “tajo” a la izquierda, el “Pas de la Ville” (1925 m); hay una cruz en recuerdo de los “maquisards” muertos en combate. A partir de aquí, el camino se vuelve pedregoso y con bastante pendiente. Accedemos a la cima en unas 3,30 h. Las nubes nos envuelven y el aire es fuerte y fresco. De vez en cuando se dejan ver las cimas lejanas de los Alpes (zona de Les Ecrins).

Cima del Grand Veymont (2300 m) al fondo a la derecha

Refugios pastoriles de Nouvelle Jasse de la Chau. 
Se ve el Col de La Ville y a la dcha. El G. Veymont

En el Pas de La Ville

Camino a la cima. Los rebecos no se inmutan a nuestro paso

Cima del Grand Veymont (2300 m)

Estamos un ratito en la cima disfrutando del paisaje. La verdad es que no son grandes alturas, pero es una preciosidad lo que se ve mires donde mires. Esos bosques de pinos tan bonitos y esas crestas de hierba alrededor... El descenso se hace por la cara opuesta a la cresta de subida. Nos dirigimos al Col de La Croix y pasamos por L’Aiguillette, para poco después divisar ya las casas de la Grande Cabanne, a 1500 m, por donde pasamos andando entre bosque y pista ancha y herbosa. 

Comenzando el descenso. Mar de nieblas

De nuevo descendiendo por Les Hauts Plateaux

El Grand Veymont a lo lejos, desde Les Hauts Plateaux

La caminata al final se hace larga, porque es bastante tramo de pista para cerrar el circuito hasta el parking.