martes, 8 de octubre de 2013

Alpes Cárnicos: Monte Peralba/Hochsweisstein (2694 m) - Luisa Alonso Cires

Peralba - Hochsweisstein (2694 m)

1. Desde Wiesen (Austria)

Inicio: Refugio Hochsweisstein (Wiesen, Austria). Desnivel positivo: 1175 m. Tiempo en marcha: 4 h. Distancia: 13,25 km. Rutas: 448 y 131.

Acercamiento al Peralba, una montaña italiana de los Alpes Cárnicos, desde territorio austríaco, donde recibe el nombre de Hochsweisstein. Durante la primera guerra mundial, austriacos e italianos pelearon por dominar su cima, en la que aún se conservan algunas trincheras excavadas en la roca.

En Wiesen se coge la carretera local que entra en el valle de Frohn, señalizada como ruta 448. Tras cuatro kilómetros, en una curva que tuerce a Frohn, cogemos la pista, no apta para vehículos bajos. Se pasa una portilla que hay que abrir y se recorren otros cuatro kilómetros, aparcando a 1614 m. Siguiendo las marcas rojas y blancas, pasamos por el Ingridhütte, un pequeño refugio en una explanada herbosa (1865 m, 10 min). 

Ingridhütte

Cogemos altura por la izquierda y por pendiente que se va suavizando, llegamos al refugio Hochweisstein (1868 m, 45 min). Por su izquierda sale la ruta 448 que lleva al Peralba. A las marcas rojas y blancas se añade una amarilla. Asciende entre vegetación bajo las estribaciones del Weissteinspitz, en lazadas. 

Refugio Hochweisstein 

Acercándonos a las estribaciones del
Weissteinspitz o Monte Tap de Cadene 

El paso fronterizo Höchallöch o Passo dell'Oregone,
asoma el Peralba

A 1920 m hay un cruce con el sendero que lleva al refugio Calvi, continuamos por el 448, a la derecha. Llegamos al Höchalplöch o Passo dell’Oregone (2280 m), que establece la frontera entre Austria e Italia, con señales. Seguimos ahora la ruta 131 descendiendo a una pedrera para atravesarla y situarnos en la línea del Peralba, en su parte oriental. A nuestras espaldas se levanta el macizo del Weissteinspitz o Monte Tap de Caden, otra cresta fronteriza. Encaramos la pendiente herbosa en zigzag, hasta coincidir con el camino que llega del refugio Calvi. Entramos en las rocas, alternando pedrera con roca sólida. El sendero está marcado con 131 y 132. En 1988 el papa Juan Pablo II subió al Peralba por esta ruta y desde entonces se llama vía Giovanni Paulo II.

Weissteinspitz o Monte Tap de Cadene

Subida al Peralba por su vertiente nororiental

Ascendemos hasta situarnos en una zona con cable, seguimos por el canchal, en lazadas, progresando hasta llegar a una grieta equipada por la que subimos. El camino es estrecho y resbaladizo y hay que dejar paso a la gente que baja de la cumbre. 

Canal equipada con cable

Bajando del Peralba 
Al final de la canal se sale a la vertiente sur del macizo, al largo cresterío con vistas al refugio Calvi. 

Saliendo de la canal equipada

Ladeando a media altura, pasamos por restos de una construcción militar y unas placas de homenaje, recuerdo de la guerra del 1915.  

Llegando a la cima. A la derecha, restos de trincheras 

Recuerdos de la primera guerra mundial

Nos acercamos a la extensa cima (2694 m, 2.15 h). Hay una cruz, virgen, buzón con libro de firmas y campana.

Cima del Peralba

Bajamos por la misma ruta hasta la desviación italiana. Allí nos separamos de la ruta de subida y siguiendo la 132 llegamos al Passo Sesis (2365 m). Siguiendo la ruta 140 volvemos al norte, con vistas al macizo del Monte Avanza. En 25 minutos alcanzamos la desviación a refugio Hochweisstein, que seguimos. Llegamos al refugio (3.40 h), donde comemos una magnífica ensalada preparada a partir de varios tipos de hojas cultivadas en pequeños invernaderos en el exterior del concurrido albergue.

Crete Cacciatori y Monte Avanza, cerca del Passo Sesis

Macizo de Lastroni, desde el Passo Sesis


2. Desde Sappada (Italia)

Inicio: Refugio Sorgenti del Piave (1830 m). Desnivel positivo: 875 m. Tiempo en marcha: 2.30 h. Distancia: 8,5 km. Ruta: 131.

Se recorre el cresterío integral, subiendo por el oeste y bajando por el este, para cerrar el círculo después de pasar por el refugio Calvi.

Refugio Sorgenti di Piave, 
bajo el macizo Peralba

Desde el refugio Sorgenti del Piave tomamos al oeste, siguiendo la señalización de la ruta 131. Entramos en el bosque que a primera hora de la mañana aún no recibe los rayos del sol. Las marcas rojas y blancas llanean durante unos minutos para encaramarse por fuerte pendiente, entre raíces y piedras. A medida que ascendemos la vegetación pierde altura: los pinos dejan paso a los arbustos y, finalmente, entramos en pura pedrera (2240 m).

Subida noroccidental al Peralba.
Macizo de Lastroni y Rinaldo


Nos acercamos a las paredes más quebradas del macizo, desde son visibles algunas de las torres del Peralba, mientras progresamos por el canchal en zigzag.



La pedrera del Peralba

En contraste, hacia el norte, la cadena cárnica fronteriza muestra sus montañas de laderas herbosas.


Proseguimos por el canchal, tras las marcas y los hitos, con la ayuda de las manos para superar los resaltes rocosos, más por evitar los resbalones que por la dificultad. Hasta llegar al plateau de la cumbre, invadida por la nieblas.

Peralba (2694 m)

Para bajar nos dirigimos al otro extremo de la cima, pasamos por las trincheras en ruinas y, cruzando a la vertiente norte, buscamos la canal que ya conocemos de la anterior ascensión. Hoy está muy transitada.



Cuando nos toca turno, descendemos por la canal descompuesta, con cuidado y con la ayuda del cable. Seguimos la traza marcada en la pedrera, pasamos al otro lado del contrafuerte y destrepamos hasta el cruce con la ruta que sube de la parte austríaca. Sin dejar el sendero 131, flanqueamos la muralla del Peralba y llegamos al Passo Sesis (2365 m).

Vertiente nororiental del Peralba

Passo Sesis 

Descendemos hacia sur, por un camino ancho. Enseguida avistamos el refugio Calvi, que lleva el nombre de un héroe italiano del siglo XIX.

Abajo asoma el Refugio Calvi 


Pasamos cerca de la desviación que lleva a la ferrata Sartor y continuamos descendiendo por debajo del refugio, hasta llegar a la desviación (1952 m) que conduce al refugio Sorgenti del Piave. En quince minutos , atravesando un tramo boscoso, estamos en el punto de partida, bajo las torres más abruptas del Peralba.



Hacia el refugio Sorgenti del Piave

Torres del Peralba