miércoles, 9 de junio de 2010

Las montañas a vista de lupa- María José Chesa




Creo que soy muy afortunada al poder compaginar mis dos aficiones-pasiones, la montaña y el estudio de los líquenes. Cuando conozco un nuevo lugar, aparte de todo su paisaje, su roca, la textura de los árboles, el color de los suelos, a mi me gusta, además, leer la flora liquénica que habita en ese lugar.




Provista de una pequeña lupa, como la que veis en la foto, tengo la suerte de poder hacer dos viajes en uno.  Además del itinerario, ya sea una sencilla caminata, la ascensión a una cumbre, o la progresión por una vía de escalada, puedo también conocer este micromundo de los líquenes que se desarrolla pacífica y lentamente sobre cualquier superficie permanentemente expuesta a la atmósfera. 

A veces, mirando un liquen determinado, podrías ser capaz, sólo observando sus características, de describir con los ojos cerrados el paisaje que ha hecho posible el desarrollo de ese microecosistema.

Los líquenes son una simbiosis, un microecosistema formado por al menos dos grupos de organismos, un fotobionte -que hace fotosíntesis, la producción de materia orgánica utilizando como fuente de energía la luz- y un micobionte-que protege al fotobionte (normalmente una alga o una cianobacteria, que solas únicamente podrían vivir en condiciones de hidratación)-. A través de esta unión, de la simbiosis, los líquenes pueden vivir permanentemente donde nadie más lo consigue. Lugares como las cumbres rocosas de los techos del mundo, la Antártida, el desierto de Atacama y del Moab, las preciosas cumbres de nuestros Pirineos.



Me fascina conocer cómo es posible que hagan lo que hacen, ser capaces de sobrevivir incluso a las condiciones de un viaje espacial y poder avalar las teorías de la panspermia, que la vida pueda viajar de un planeta a otro.

Rocas, troncos de los árboles, suelos arenosos o arcillosos, allá donde el aire es puro y sin excesos antrópicos, estarán cubiertos, vestidos por los talos liquénicos, que año tras año, han conseguido resistir a los duros inviernos, cargados de nieve y sin luz, a meses sin agua, a días de inundaciones. Los líquenes aguantan todo lo que la naturaleza les envía, pero no pueden con los contaminantes atmosféricos: óxidos de nitrógeno, de azufre, partículas en suspensión, metales pesados… todo eso que ojalá algún día seamos capaces de evitar. Lo que mata a los líquenes, también nos acaba matando lentamente a nosotros.



Mis amistades, las personas que conocen mi blog, se acuerdan de mi cuando viajan, en sus ascensiones y escaladas. Cuando observan algún liquen que les llama la atención, por su color, o forma, o por el lugar donde lo han hallado, hacen fotos o toman pequeñas muestras de rocas que luego me envían. Os animo a colaborar conmigo en la observación y la protección de la maravillosa flora liquénica de nuestros Pirineos.


 Conocer acerca de los líquenes me da esperanza, me da fuerzas, al igual que la montaña, para soportar el absurdo. La estrategia de la vida de los líquenes en las rocas, en silencio, lentamente, maternalmente, con belleza y dignidad, es maravillosa.

------------------------------------------

María José Chesa trabaja como técnica de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Barcelona y es Ingeniera Agrónoma. Colabora con la Asociación de Escalada Sostenible y la Xarxa d’Escaladors Catalans.

Tiene una hija y un hijo, Sílvia y Gerard, de 10 y 9 años, que también son fanáticos de los líquenes, en su blog http://adoptaunliquen.blogspot.com/ han creado personajes alucinantes, líquenes que se han cansado de ser vilipendiados y que han dicho basta a la contaminación.

En su blog Vertilíquens Mª José recoge todas sus actividades de escalada y montaña, con el contrapunto de divulgación de la flora liquénica del lugar. También están presentes en este blog autores y autoras de la Literatura que han apreciado en los líquenes un motivo de admiración y de inspiración.

Las personas amigas de los líquenes que envían fotos a Vertilíquens, cada día son más, gente montañera y escaladora que se dan cuenta de que las rocas no son materia inerte, todo lo contrario, son vida vertical.

Mª Jose Chesa
http://sironagatta.blogspot.com/

(Recibido en Mujeres de Pyrenaica / Pyrenaicako emakumeak: 09/06/2010)