martes, 19 de octubre de 2010

Montaña palentina: pueblos adormecidos, naturaleza despierta - Luisa Alonso-Cires


 Alba de Cardaños. Peña María

La Cordillera Cantábrica tiene en el norte de Palencia algunas de sus montañas más esbeltas y altas. En ellas nacen dos ríos: el Carrión y el Pisuerga. Es esta una zona tan olvidada como bien conservada. Los pueblos se recogen al amparo de los macizos montañosos, apuntalados por las aguas quietas de los embalses. A pesar de la restauración de sus casas, estos pueblos languidecen, hay muy poca población joven. Sin embargo, la naturaleza se mantiene viva y su valor inalterado.

Cardaño de Abajo. Espigüete

Alba de Cardaño. Espigüete

En el 2000, la Junta de Castilla y León declaró esta zona como Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre - Montaña Palentina, por ser un espacio de gran valor natural, paisajístico, faunístico y botánico. Posee la masa de sabinas más septentrional de Europa, junto con endemismos de la Cordillera Cantábrica como la Artemisa cantabrica y el Echium cantabricum, y es refugio de una especie emblemática y en peligro de extinción: el oso pardo.


Santibáñez de Cardaños. Peña Escrita

Curavacas (2524 m) por la cara sur:

Se sale de Vidrieros (1341 m) por la calle Chica y, durante unos minutos, se sigue la pista que va paralela al arroyo de Valdenievas (NW). Cuando se llega a la altura del arroyo Cabriles, se toma la senda que va en dirección norte, con vistas a la parte meridional del Curavacas. Por un camino, a veces bien marcado y otras insinuado, se asciende entre piedras y matojos por el Resollar, hasta entrar en el Callejo Grande, donde el sendero se estrecha hasta llegar a una horcada. Por ella se pasa a la cara norte del macizo. Siguiendo hacia el oeste por un sendero evidente, se alcanza la cumbre principal del Curavacas (2.30 h).

Vidrieros

Pista paralela al Arroyo Cabriles

Subiendo por el Resollar

Callejo Grande

En el Callejo Grande

Pasando a la cara norte por la horcada

Última pendiente por la cara norte

Curavacas (2524 m)

El buzón del Curavacas

Curavacas








3 comentarios:

txinbeleta dijo...

Curavacas, que recuerdos! hace tanto tiempo..... deberíamos volvcer por la zona porque realmente merece la pena. Precioso de verdad.

Luisa Alonso-Cires dijo...

Si que merece la pena, es una zona cercana y con muchas posibilidades: subir a sus cumbres, recorrer sus senderos, descubrir sus recursos naturales, recorrer sus pueblos,..

izaskun dijo...

Espigüete, Hace tres años que hicimos los dos montes.
uau!!!
Elgoibarko emakumeak.